EFEMadrid

La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha propuesto abandonar "debates estériles y no distorsionar la realidad" en torno a la figura del lobo y trabajar todos a una en un problema prioritario para el Gobierno, y que cuenta con una alta sensibilidad social.

En una comparecencia conjunta en el Senado, la primera de estas características en la cámara alta, la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, y el ministro de Agricultura y Pesca, Luis Planas, han explicado los trabajos del Gobierno para asegurar la protección del lobo y la tórtola.

En su turno de intervención, Ribera ha pedido impulsar modelos de gestión en los ecosistemas y en el sector primario, "porque no debemos conformarnos con un sistema que demuestra que hay capacidad de mejora evidente"; la inclusión de las poblaciones de lobo en el Listado de Especies en Régimen de Protección Especial -ha incidido la ministra- mejorará la cohabitación de la especie con la ganadería.

Ribera ha desgranado las próximas actuaciones respecto al lobo, una especie que desempeña un papel muy importante en el funcionamiento de los ecosistemas, como la creación de un grupo técnico de trabajo sobre esta especie que ultime estrategias de gestión.

Además se constituirá un comité responsable para evaluar el seguimiento de las poblaciones, la elaboración y actualización del censo estatal en coordinación con censos autonómicos, la propuesta de un procedimiento común para la tramitación de pagos por daños y un sistema de tasación de daños para todo el territorio entre otros.

Para la ministra, todas estos protocolos deberán contar con el apoyo de los ministerios de Agricultura y de Transición Ecológica, aunque el comité especializado en el lobo deberá hacer las recomendaciones necesarias allí donde se considere pertinente.

Durante su intervención, Teresa Ribera ha incidido en que los diferentes regímenes de protección que presentan las Comunidades Autónomas dificultan enormemente la gestión, además de generar desigualdades y agravios comparativos.

Por eso, ha insistido en que ,"la homogeneización del régimen legal del lobo en España constituye un avance que permitirá impulsar la gestión de esta especie".

Este encuentro entre ambos ministerios se produce días después de que la Comisión Estatal de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad -integrada por comunidades autónomas y el Gobierno- decidiese, con el voto de calidad del Ministerio, dar el visto bueno a la inclusión del lobo en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Lesrpe).

La titular de Medio Ambiente ha insistido en que la inclusión del lobo en el citado Lesrpe, supone que el Gobierno se implique en financiar la protección de esta especie, evitar que sean los ganaderos quienes carguen únicamente con los costes y equiparar el estatus del lobo en el territorio al sur del Duero, especie protegida, y al norte, donde no gozaba de protección.

A su juicio, el debate no está en "elegir entre lobo y ganadería", sino en cómo garantizar de forma eficaz y justa una coexistencia con los ganaderos y una armonía en el territorio, porque el problema no se trata de todo o nada.

En su intervención la ministra se ha referido además al "preocupante estado" en el que se encuentran las dos millones de tórtolas "que sobrevuelan cada año la Península Ibérica camino de África" y cuya población "por ausencia de medidas de protección suficientes, se ha desplomado cerca del 40 % en dos décadas y casi un 80% desde 1980", de manera que según los expertos "cada temporada caen entre 50.000 y 800.000 ejemplares"

Según ha recordado Ribera, la Comunidad Europea considera que España "debe esforzarse más" para proteger a estas aves y preservar los hábitats para la supervivencia de la especie y por ello, ha señalado, emitió una serie de requerimientos que "no fueron contestados de manera convincente" por nuestro país.

A todo ello hay que sumar, ha continuado, que hasta el momento solo las comunidades de Asturias, Galicia, Canarias, Cantabria, La Rioja, Valencia y Álava prohíben la caza de tórtolas mientras que en las demás desde 2017, "solo se han impulsado reducciones de los períodos de captura", lo que en Bruselas se consideran medidas "manifiestamente insuficientes a la vista de la magnitud de deterioro" que sufren estas aves.

La vicepresidenta ha lamentado asimismo que la propuesta del Miteco para la catalogación de la tórtola europea como especie amenazada con la categoría de vulnerable no fuera respaldada por mayoría en la Comisión para el Patrimonio Natural y de la Biodiversidad del pasado día 4 y ha advertido de que en el futuro esta especie podríamos encontrarla solo en "libros de historia o enciclopedias" si no se reacciona a tiempo.