EFEMadrid

El Gobierno ha apuntado a las mafias como las únicas responsables del "violento asalto" a la valla de Melilla y ha vuelto a valorar la colaboración de los agentes marroquíes para neutralizarlo, pero partidos piden más transparencia sobre un suceso que las ONG no se cansan de denunciar.

"Si hay un responsable de todo lo que ha sucedido en esa frontera, son las mafias que trafican con seres humanos", ha zanjado el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros extraordinario que ha aprobado nuevas medidas para hacer frente a la crisis provocada por la guerra en Ucrania.

Lo ha hecho tras ser preguntado si mantenía su felicitación a Marruecos por el "extraordinario trabajo de la gendarmería" en repeler el asalto que se ha cobrado la vida de 18 inmigrantes subsaharianos -cifra que las ONG elevan a 27- y en el que más de 300 personas han resultado heridas.

En el suceso participaron cerca de 2.000 personas, de las que 133 lograron cruzar la valla; de ellos, 57 acabaron heridos y uno de ellos permanece aún ingresado en el Hospital Comarcal de Melilla, mientras que uno de los agentes que custodiaba el perímetro fronterizo ha tenido que causar baja para el servicio.

Varios operarios han estado a lo largo de la mañana reparando los daños que sufrió la infraestructura del paso fronterizo de Barrio Chino durante el salto a la valla, en el que alrededor de 500 inmigrantes forzaron una de las puertas y saltaron por la parte del tejado.

Sánchez ha calificado lo sucedido como "violento asalto contra la integridad territorial de España" y ha precisado que lo primero que hizo ayer fue mostrar su solidaridad y reivindicar el trabajo que hicieron las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, pero recordando que los agentes españoles trabajaron coordinadamente con los de la gendarmería marroquí.

El consejero de Presidencia, Justicia e interior de la Comunidad de Madrid, Enrique López, ha pedido "transparencia" al Gobierno: "Se requiere transparencia pero también proporcionalidad y eficacia", ha argumentado.

Mientras que Vox ha lamentado que Marruecos haya "consentido deliberadamente" que miles de inmigrantes subsaharianos avanzaran hacia Melilla y ha criticado esta nueva "invasión", tal y como ha señalado el presidente de este partido en Ceuta, Juan Sergio Redondo.

Para el líder de Más País, Íñigo Errejón, la felicitación de Sánchez a las autoridades marroquíes es algo "horrible". "Las imágenes que llegan de la frontera marroquí son horribles. Y es horrible que el Gobierno felicite a la policía marroquí. ¿Esto es lo que se compró con el abandono del pueblo saharaui?", ha escrito en su cuenta de Twitter.

También la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha afirmado que se muere "de vergüenza" ante el "racismo institucional" que, a su juicio, exhibe el Gobierno español tras la muerte de inmigrantes ayer en un salto a la valla de Melilla, un asunto que, en su opinión, debe ser investigado.

De la misma manera, las ONG siguen recelando de la actuación policial y criticando duramente lo sucedido.

Es el caso de la asociación Elín, una de las más activas en Ceuta con la inmigración irregular, que ha condenado la situación de "violencia" vivida ayer y ha censurado la "represión violenta" ejercida en el intento de entrada masivo.

Y el Consejo General de la Abogacía en un comunicado ha señalado que cualquiera que sean las políticas que se adopten, la muerte durante el tránsito migratorio "supone un fuerte aldabonazo en las conciencias de los países desarrollados", ya que evidencia el fracaso para establecer "una fórmula migratoria acorde con nuestro sistema de garantías y derechos humanos".