EFEMadrid

El jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, ha pedido este jueves, ante la cumbre virtual sobre el clima organizada por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, acelerar la transición hacia un futuro descarbonizado porque la emergencia climática es una realidad y hay que actuar ya para combatirla.

Sánchez ha asistido desde el Palacio de la Moncloa a la apertura de esa cumbre telemática sobre el clima inaugurada por Biden y su vicepresidenta, Kamala Harris, en la que participan unos cuarenta líderes de todo el mundo y que se prolongará durante dos días.

Será en su segunda jornada cuando el jefe del Ejecutivo intervendrá en uno de los paneles de la cumbre, el que debatirá sobre las oportunidades económicas de la acción climática y con especial atención a la creación de empleo.

Pero con motivo del inicio de la cumbre, que coincide con la celebración del Día de la Tierra, Moncloa ha distribuido una declaración del presidente del Gobierno en la que se une a Biden y el resto de líderes ante los objetivos de una cita que ha calificado de necesaria y oportuna para elevar el nivel de ambición climática de forma urgente y rotunda.

Destaca Sánchez el compromiso "inquebrantable" de España en esa meta, pero advierte de que el éxito requiere de la colaboración de todos ya que cree que no se está haciendo lo suficiente.

"Debemos acelerar nuestra transición hacia un futuro descarbonizado", ha señalado antes de instar a poner a las personas en el centro de todos los esfuerzos.

En esa línea, considera que los objetivos ambiciosos deben ir acompañados de medidas sociales y de recuperación tras la pandemia de coronavirus.

"La emergencia climática -ha añadido- es una realidad y debemos actuar ya para combatirla".

Tras las palabras de Biden y de Harris para abrir la cumbre, este jueves intervienen en ella el secretario de Estado estadounidense, Antony J. Blinken; el secretario general de la ONU, Antonio Guterres; y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

También, entre otros, los presidentes de Rusia, Vladimir Putin; China, Xi Jinping; Francia, Emmanuel Macron; Argentina, Alberto Fernández; Brasil, Jair Bolsonaro; e India, Narendra Modi; la canciller alemana, Angela Merkel, y los primeros ministros de Reino Unido, Boris Johnson; Italia, Mario Draghi; Japón, Yoshihide Suga; y Canadá, Justin Trudeau.

En el panel en el que participará Sánchez el viernes se analizarán los beneficios económicos de la recuperación ecológica y la descarbonización a largo plazo, así como la importancia de garantizar que todas las comunidades y trabajadores se beneficien de la transición hacia la energía limpia.

El Gobierno ha informado de que Biden inaugurará el coloquio en el que intervendrá Sánchez y en el que participarán también el secretario de Transportes de Estados Unidos, Pete Buttigieg; los presidentes de Nigeria (Muhammadu Buhari), Polonia (Andrzej Duda) y Vietnam (Nguyen Xuan Phuc); y representantes de varias empresas y organizaciones.

Esta cumbre es la segunda de carácter virtual en la que Sánchez coincide con Biden, ya que el presidente de Estados Unidos intervino en una reunión telemática con los líderes de la UE en el último Consejo Europeo, celebrada el mes pasado.

Sin embargo, no ha habido hasta ahora una conversación entre el presidente del Gobierno y Biden desde que éste llegó a la Casa Blanca.

Tras asumir la presidencia, Biden avanzó su intención de convocar la cumbre inaugurada este jueves para elevar la ambición climática ante la COP26 de Glasgow el próximo mes de noviembre y hacer viable el objetivo de limitar e calentamiento del planeta a 1,5 grados centígrados.

Además de Sánchez, en la cumbre participa por parte española la ministra de Defensa, Margarita Robles.

En concreto, intervendrá este jueves en un panel sobre los riesgos que plantea el cambio climático en materia de seguridad.

Un encuentro que presidirá el secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd J. Austin y en el que también participarán, entre otros, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg; el secretario de Estado de Defensa del Reino Unido, Ben Wallace; y el ministro de Defensa de Japón, Kishi Nobuo.