EFEMadrid

El Ministerio de Sanidad está reforzando la prevención ante el nuevo brote de coronavirus en Italia, donde hasta el momento se han confirmado 151 contagiados y tres fallecidos, y ha lanzado un mensaje de tranquilidad, porque en España "no hay casos, no hay transmisión del virus".

Lo ha dicho este domingo el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, en rueda de prensa tras la reunión diaria del Comité de Seguimiento del Coronavirus, que ha presidido el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en la que se ha analizado la situación en la Unión Europea.

En estos momentos hay tres brotes del virus que preocupan, en Irán, Corea del Sur y en Italia, aunque, según Simón, todavía no se puede hablar de pandemia.

El número total de contagiados en cuatro regiones del norte de Italia asciende a 151, después de haber realizado cerca de 3.000 análisis a sospechosos, ha informado este domingo el jefe de la Protección Civil italiana, Angelo Borrelli.

Hasta el momento, Protección Civil ha confirmado la muerte de tres personas, dos en Lombardía y una en el Véneto.

"Es una situación que nos preocupa y tendremos que ver cómo evoluciona", ha indicado Simón, quien ha señalado que "hay que estar preparados para cuando cambie la situación", aunque España no se plantea cerrar las fronteras con Italia.

Tras recordar que las autoridades italianas han establecido medidas estrictas de cuarentena en una decena de poblaciones, el experto ha precisado que aun hay que valorar si el riesgo de transmisión se ha reducido o incrementado, lo que no se sabrá hasta que el Gobierno italiano informe al respecto.

En España el Ministerio de Sanidad está reforzando la prevención para sensibilizar a los centros sanitarios y a la población viajera, a falta de definir entre este domingo y el lunes las zonas de riesgo de Italia en coordinación con la Unión Europea.

En cualquier caso, el brote obliga a aumentar las medidas en España para detectar posibles nuevos casos. El sistema público, ha explicado Simón, trabaja "en cualquier escenario posible".

Por ahora, las medidas de control se centran en la detección temprana de posibles nuevos casos y, en el caso de que aparezcan, de las personas con las que han podido estar en contacto.

Solo si hubiera un brote se aplicarían las medidas que ha puesto en marcha Italia de cuarentenas y suspensión de eventos de masas, que ahora "en España ni se plantean".

En sintonía con el ministerio, desde Cataluña, la consellera de Salud, Alba Vergés, ha lanzado también este domingo un mensaje de "tranquilidad" ante el brote de Italia.

"Estamos siguiendo muy de cerca los informes que llegan de Italia sobre el coronavirus. En Cataluña no tenemos ningún caso. Estamos del todo preparados para detectar y tratar si surge algún posible caso. Siempre en coordinación con el resto de autoridades sanitarias para ir actualizando los protocolos", ha tuiteado la consellera en su perfil oficial.

A pesar de que, según Simón, no hay ningún caso en estudio en España, este domingo el Correo publicaba una información sobre la existencia de un posible contagio en el hospital de Cruces- Barakaldo, de un vizcaíno de 50 años que ha estado recientemente en la zona del norte de Italia.

El Departamento vasco de Salud ha dicho no va a confirmar ni desmentir la existencia de posibles casos de contagio y que sólo informará de aquellos que sean confirmados por los análisis.

Frente a la apreciación del director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias de que todavía no se puede hablar de pandemia, el especialista en enfermedades infecciosas Oriol Mitja ha advertido de que los brotes de coronavirus fuera de China "apuntan a que la infección no se podrá contener y que ya estamos entrando" en esa fase.

En su perfil de Twitter, Mitja, que en 2010 desarrolló en Papúa Nueva Guinea un tratamiento para erradicar el pian (infección tropical), y que actualmente investiga tratamientos para enfermedades de transmisión sexual en el Instituto de Investigación contra el Sida IrsiCaixa del Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona, considera que la extensión del coronavirus hace obligatorio tomar "decisiones operativas".