EFEMadrid

El último informe de Naciones Unidas sobre biodiversidad, que alerta de la pérdida masiva de especies por la acción humana, urge la adopción de medidas, hasta 200 en el caso de España, que deben liderar el próximo presidente del Gobierno y los dirigentes autonómicos como una "emergencia social".

Así lo avanza la ONG conservacionista SEO/BirdLife en un documento presentado este miércoles dirigido al Ejecutivo entrante y a los responsables de todas las Comunidades Autónomas, en el que advierte de que sin gobernanza ambiental no habrá un buen gobierno y que si la transición ecológica es sólo energética, se mantendrá la emergencia social.

En la presentación de este documento, basado en "evidencias científicas", la directora ejecutiva de SEO/BirdLife, Asunción Ruiz, ha señalado que "la biodiversidad ha estado desatendida en todos los frentes" y ha propuesto un consejo de seguridad ambiental presidido por el jefe del Ejecutivo y una conferencia anual de presidentes autonómicos.

Entre las medidas comunes a todas las administraciones, el informe insta a aprobar los planes contemplados en la Ley 42/2007 para integrar la conservación de la biodiversidad en las políticas con mayor impacto, como la agraria, la forestal y la energética.

Pide también un nuevo Plan Estratégico del Patrimonio Natural y la Biodiversidad, la puesta en marcha de los correspondientes planes regionales y sectoriales, completar y desarrollar los instrumentos de gestión de los espacios de la Red Natura 2000 e incorporar en los planes hidrológicos las obligaciones de conservación relacionadas con el agua.

La ONG urge la aprobación de los planes de recuperación y conservación de especies amenazadas y de control y gestión de las exóticas invasoras, completar la red de Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA), no autorizar y eliminar incentivos a proyectos de impacto ambiental y promover el desarrollo sostenible en áreas protegidas.

Para SEO/BirdLife, la creación de un Ministerio para la Transición Ecológica con plenas competencias en materia de energía ha sido clave para abordar el cambio climático como una verdadera crisis que requiere una respuesta conjunta por parte del Gobierno.

Sin embargo, "la crisis de biodiversidad sigue sin tratarse en los mismos términos", ha lamentado su directora ejecutiva, porque "la agenda del cambio climático, aunque ha permitido meter al medio ambiente en la agenda, se ha comido la biodiversidad".

Ha incidido en que España cuenta con una legislación moderna en materia de conservación de biodiversidad y geodiversidad, pero "sus resultados son extremadamente decepcionantes", por el ahogamiento presupuestario, la falta de personal para ejecutarla y hacerla cumplir y la falta de voluntad política.

Asunción Ruiz ha matizado que muchas de las medidas urgentes recogidas en el documento para detener y revertir la pérdida de biodiversidad en España "no son más que obligaciones legales, cuyo cumplimiento efectivo recae en las administraciones competentes (...) la transición ecológica empieza por cumplir la ley".

En este sentido, la coordinadora de Programas de Conservación de la organización, Ana Carricondo, ha puesto de manifiesto la necesidad de establecer mecanismos de gobernanza ambiental que aseguren una acción conjunta de todas ellas; "sin gobernanza ambiental no habrá un buen gobierno".

Por su parte, Juan Carlos Atienza, responsable de Gobernanza Ambiental de la ONG, ha insistido en que "no estamos atacando las causas directas de pérdida de biodiversidad" y ha lamentado la ausencia de medidas políticas; "hay muchos planes que no se han hecho por falta de financiación".

Asunción Ruiz ha denunciado que en materia de retroceso de especies "las cifras son apabullantes y ni siquiera nos mueven de la silla" y ha recordado a los gobiernos que "el problema de la pérdida de biodiversidad y por qué nos tiene que preocupar es porque lo común está dejando de serlo".