EFEAlicante

El ciclista de 30 años, de nacionalidad marroquí, atropellado ayer en Bigastro (Alicante) por una conductora ebria, sin permiso de circulación y que se dio a la fuga sigue en la UCI con traumatismo craneal y con pronóstico reservado.

Este hombre fue arrollado por la mañana por una conductora finlandesa de 41 años que fue detenida horas más tarde, pese a lo cual aún presentaba un índice de alcoholemia de 0,33.

Esta mujer, que ya había tenido otro incidente de tráfico más leve, negó en un principio los hechos y, presuntamente, había escondido el vehículo en un campo de naranjos de la cercana localidad de Guardamar del Segura, por lo que se le atribuyen los delitos de omisión del deber de socorro, conducción bajo la influencia del alcohol y también por carecer de permiso de conducir.

La víctima sigue en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital comarcal de la Vega Baja, en la pedanía de San Bartolomé, en Orihuela, donde se valora su posible trasladado a un centro sanitario de referencia, que podría ser el General de Elche o el de Alicante.

El hombre se encuentra estabilizado con pronóstico reservado a causa del traumatismo craneal que sufre.