EFEMadrid

El doctor Fernando Simón ha asegurado este viernes que si "tenemos cuidado" en la vuelta a las actividades, el coronavirus podría estar "muy cerca" de alcanzar "niveles prácticamente indetectables", por lo que "lo interesante" ahora es que ninguna provincia dé "un paso atrás".

Lo ha hecho en su rueda de prensa diaria, en la que al ser preguntado por la posibilidad de que la Comunidad de Madrid permanezca en la fase 1 solo una semana, ha respondido que "el criterio básico es estar 14 días" en uno de los peldaños de la desescalada y, aunque "es cierto que puede flexibilizarse hasta cierto punto", lo mejor es hacerlo "en fases más avanzadas".

"Ese criterio (el de esperar 14 días entre fases) no está grabado a fuego", ha dicho el experto y ha añadido que valorarán "muy detalladamente" la posibilidad de reducir los tiempos en la desescalada en determinados casos, dando el "peso adecuado a diferentes indicadores".

No obstante, ha argumentado que "la reducción de riesgos es mucho mayor que en la fase 2; por eso, siempre es interesante ser más estrictos al principio", ha destacado el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad.

En esa situación se han encontrado, por ejemplo, Málaga y Granada, a las que, a pesar de que les acompaña su capacidad de diagnóstico precoz como de asistencia sanitaria y Atención Primaria y su evolución epidemiológica es "muy buena", no se les ha autorizado progresar a la fase 2 porque solo llevan una semana en la primera.

Los criterios de evaluación de cambio de fase van cambiando a medida que lo hace la epidemia, y ahora lo que prima es la capacidad de detección precoz, el seguimiento de los casos y sus contactos, lo que implica reaccionar "rápido de cara a un brote".

"Sería interesante que ninguna provincia diera un paso atrás, que fuéramos capaces de actuar de forma muy localizada en un territorio mucho más pequeño; si es así, las acciones son las habituales de control de brotes, y no necesitamos una orden ministerial", ha aclarado.

De haber un rebrote, "se podrían planear restricciones que afectaran a la provincia".

Por otra parte, y preguntado por la decisión del Gobierno de Cantabria de analizar la presencia de COVID en el agua del mar y en las aguas residuales, Simón ha señalado que sería interesante conocer si el virus sobrevive en agua salada, aunque la probabilidad "es muy baja".

Ha añadido que la dilución del virus en esa masa de agua es tan importante que el riesgo de infección es mínimo, algo similar a lo que ocurre con las aguas residuales, aunque "puede ser indicador de la cantidad de virus que los españoles pueden seguir excretando en algún momento".