EFEMadrid

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha mostrado este lunes su escepticismo con que la tendencia de la pandemia siga a la baja en los próximos días tras las aglomeraciones del fin de semana coincidiendo con el fin del estado de alarma y ha vaticinado un "impacto puntual" en algunos grupos de población.

"Nadie sabe lo que pasará", ha dicho Simón en su habitual rueda de prensa de los lunes en referencia a las celebraciones multitudinarias registradas en varias ciudades españolas, de las que se ha achacado parte de la responsabilidad por no haber comunicado el mensaje "como se tenía que comunicar".

Por ello, ha explicado que, aunque hace dos días hubiera dicho que se podía esperar que se confirmara la tendencia observada en los últimos doce días de descenso de la pandemia y que "teníamos una oportunidad importante de no tener una cuarta ola, ahora mismo no lo sé".

"No estoy enfadado, estoy decepcionado, sí, mucho, quizás hasta conmigo, porque no hemos sido capaces de transmitir el mensaje", ha lamentado el epidemiólogo, aunque ha manifestado que "no hay que fustigarse ni darse latigazos por eso, pero sí aprender para la próxima vez".

Ha confiado en que el pico de contagios que probablemente se vea en los próximos días y en los grupos de población no protegidos por la vacuna sea "puntual" y ha calificado "hasta cierto punto entendible" que hubiera ese "ansia" de fiesta, que también espera que no se repita y que se haya limitado al fin de semana pasado.

Pero ha pedido a los que tuvieron ese "momento de relax" e hicieron "lo que les dio la gana" que sean conscientes de que ahora tienen que controlar mucho con quién se juntan y cómo aplicar medidas de control para no transmitir el virus si se han contagiado en las aglomeraciones.

Ha expresado su esperanza de que lo sucedido durante el fin de semana no se traduzca en un excesivo impacto en las ucis, mientras reconocía que no sabía qué decir a los sanitarios, a los que ha mandado todo su apoyo y ánimo y el mensaje de que la vacunación avanza bien, y eso va reduciendo parte de la sobrecarga del sistema asistencial.

"Yo no estoy nada contento hoy, creo que se me nota y no me puedo imaginar cómo están los sanitarios que trabajan en ucis saturadas y viendo morir personas todos los días", ha asegurado Simón.

Sobre las medidas de que disponen las comunidades para controlar el avance de la pandemia, el epidemiólogo ha reiterado que "tenemos herramientas suficientes y efectivas si se implantan a tiempo" y ha recordado que el estado de alarma, que concluyó el pasado domingo, no obligaba, sino que daba la opción para restringir tres cosas: la movilidad entre territorios, la movilidad nocturna y el derecho de reunión.

"El resto de restricciones era potestad de las comunidades", ha aseverado Simón, mientras comentaba que "si cerramos el país, de aquí a diciembre acabamos con el coronavirus en España, pero no hay que hacer eso porque no es necesario mantener medidas tan dramáticas".

Simón ha comentado que desde el pasado viernes la incidencia acumulada ha bajado y se sitúa en 189 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días (casi 10 puntos menos), una cifra que ha calificado de alta y, sobre todo, ha destacado que es muy dispar entre las comunidades.

El Ministerio de Sanidad ha informado también de que la ocupación en las ucis es del 21,4 %, cuatro décimas inferior a la del pasado viernes y la presión en los hospitales del 6,8 %, sin variación.

Según Sanidad, desde el viernes ha habido 13.984 nuevos contagios, con lo que la cifra total de infecciones desde el inicio de la pandemia se eleva a 3.581.392, y hay 103 muertes más, hasta un total de 78.895, de las cuales 194 han sido reportadas en los últimos siete días.

Cinco comunidades siguen bajo presión extrema en sus ucis (más de un 25 % de ocupación de pacientes covid): Aragón (32,1 %), Cataluña (32,6 %), Madrid (41,3 %), País Vasco (36 %) y La Rioja (32 %).

Casi 48 horas después del fin del estado de alarma, cinco comunidades siguen en riesgo extremo de transmisión (más de 250 casos): Aragón (290), Cataluña (248,6), Madrid (302), Navarra (269) y País Vasco (401,2), además de la ciudad autónoma de Melilla (258,9).