EFESanta Cruz de Tenerife

La sismicidad eruptiva que se produce en Canarias es "un poco peculiar" con respecto a la que tiene lugar en otras zonas del mundo, ha explicado este miércoles a Efe el sismólogo del Instituto Geográfico Nacional (IGN) Itahiza Domínguez.

Es verdad que en otros entornos no es tan habitual localizar terremotos "tan grandes" durante las erupciones como los que se producen estos días en La Palma, donde se ha llegado a magnitud 4,9, pero es que en el archipiélago pasa mucho tiempo entre una erupción y la siguiente, ha añadido.

Itahiza Domínguez ha indicado que como transcurre tanto tiempo entre erupciones el sistema acumula tanto magma que la roca que está encima, "por así decirlo, se ha acomodado al magma que ha recibido y se producen cambios bruscos cuando comienza la erupción, y eso afecta sobremanera al sistema".

Esto se vivió en la erupción submarina que hace diez años se produjo en El Hierro, si bien en ese caso no se produjeron tantos ni tan fuertes terremotos, pero también hay que tener en cuenta que todas las islas no son iguales, y que hasta ahora no se habían vivido erupciones con instrumentación.

El sismólogo del Instituto Geográfico Nacional ha manifestado que en otros entornos no es habitual ver terremotos tan grandes como los que se localizan en Canarias durante las erupciones, pero, ha comentado, hay muchos tipos de proceso eruptivos.

En el caso de Canarias se cree que la sismicidad eruptiva está relacionada con la recarga del sistema, y así se ha visto que ha aumentado la intermedia, entre 10 y 15 kilómetros de profundidad, y a los pocos días se ha producido un incremento de la actividad volcánica.

El hecho de que se vuelvan a producir sismos de magnitud 4,8 aumenta la posibilidad de que los haya mayores, pero de forma paulatina, ha declarado Itahiza Domínguez, quien ha subrayado que no se ha llegado "de forma clara" a intensidad 5, en una escala de 12, por lo que "realmente" se está lejos de que se puedan producir daños, algo que tampoco se puede descartar en el futuro.

También se ha referido a la sismicidad intermedia, la que se produce a entre 10 y 15 kilómetros, y de la profunda, a más de 30 kilómetros, donde se han producido los movimientos sísmicos de mayor magnitud.

Itahiza Domínguez ha recordado que hay erupciones explosivas, que en este caso no se tienen en cuenta porque son de sistemas volcánicos distintos, y en cuanto a las basálticas, como son las de Canarias, pero que se producen cada poco tiempo, son sistemas abiertos como los de Hawai y La Reunión, que tienen un comportamiento diferente.

En el caso de Canarias se trata de un volcanismo intraplacas, que no es demasiado habitual, ha indicado.

Itahiza Domínguez ha recordado que antes de la erupción que se inició el pasado 19 de septiembre en el sistema de Cumbre Vieja se dijo que habría sismicidad y que iría en aumento, si bien ahora sorprende "un poco" las magnitudes a las que llega, pero solo en comparación con El Hierro.

Porque si se mira a erupciones anteriores se ve que ha sido una situación similar a la actual, ha dicho Itahiza Domínguez, quien también ha señalado que "siempre" hay un punto que puede sorprender, pero "todo lo que está pasando, más o menos, lo hemos visto" con anterioridad.

Lo más preocupante, a juicio de Itahiza Domínguez, es que se produzca un aumento de la explosividad de la erupción , que se abran nuevas bocas o que la lava afecte a la zona de exclusión, y en cuanto a la sismicidad, si aumenta de magnitud preocupará a la población y por ello hay que estar atentos.