EFEWashington

"Soy la persona menos racista de esta sala". Así se definió el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al defender que su legado antirracista es solo comparable al de Abraham Lincoln, quien abolió la esclavitud, en el que fue uno de los momentos más destacados del último debate que le enfrentó al demócrata Joe Biden antes de las elecciones del 3 de noviembre.

A diferencia del amargo primer debate de hace un mes, que dejó para la posteridad el "¿Por qué no te callas, hombre?" de Biden a Trump, el de este jueves fue un debate tenso pero clásico y civilizado, que no dejó grandes momentos virales pero sí los fragmentos destacados a continuación.

EL ABRAHAM LINCOLN DEL S.XXI

En el bloque sobre racismo en EE.UU., Trump de definió a sí mismo como "la persona menos racista de esta sala", en una sala en la que, Biden a un lado, solo estaba Kristen Welker, la moderadora del debate, que es afroamericana.

Además, su comparación con el presidente que abolió la esclavitud provocó la mofa de Biden: "Este Abraham Lincoln es uno de los presidentes más racistas que hemos tenido en nuestra historia moderna. Vierte gasolina a cada fuego racista".

"CON HITLER TUVIMOS UNA GRAN RELACIÓN"

Al debatir sobre política exterior, Biden le afeó al presidente su relación con el líder norcoreano, Kim Jong-un.

"¿Corea del Norte? -se defendió Trump-. No estamos en guerra. Tenemos una buena relación. La gente no lo entiende, tener una buena relación con líderes de otros países es algo bueno".

Pero el que fuera vicepresidente de Barack Obama entre 2009 y 2017 traía preparada una respuesta: "Con Hitler tuvimos una gran relación antes de que, de hecho, invadiera Europa, el resto de Europa".

BIDEN SE DISTANCIA DE OBAMA

Como ya hizo durante las primarias demócratas, Biden renegó este jueves de la política migratoria de Obama, quizás el único de sus legados que no se atribuye, mientras Trump le preguntaba insistentemente: "¿Quién construyó las jaulas, Joe?".

"Yo seré presidente, no vicepresidente", respondió Biden, que de este modo se sintió libre para criticar a Trump por haber usado la separación familiar como arma migratoria, una estrategia que ha dejado como secuela que 545 menores no encuentren ahora a sus padres.

"Es algo criminal (...) Hace que seamos el hazmerreír del mundo y viola todo los conceptos de lo que somos como nación", dijo Biden.

"Los estamos tratando tan bien, están en instalaciones que son tan limpias", respondió el mandatario.

LA VACUNA, EN SEMANAS

Presionado por las encuestas que le van claramente en contra y por los casi 50 millones de estadounidenses que han depositado ya sus votos, Trump aprovechó la primera oportunidad que tuvo para prometer la aprobación de una vacuna anticovid-19 "en semanas".

"No es una garantía, estará para finales de año, pero creo que hay una alta probabilidad que dos farmacéuticas (la tengan) en cuestión de semanas y creo que se distribuirá de forma muy rápida", aseguró el presidente.

Biden, por su parte, ennegreció el panorama esperanzador pintado por Trump y alertó de un "invierno oscuro" con la pandemia del coronavirus desatada.

CORRUPTO QUIÉN

Uno de los momentos más amargos del cara a cara ocurrió en el bloque sobre política exterior, cuando el debate derivó en señalamientos mutuos corrupción, conflictos de intereses y pagos provenientes de Gobiernos extranjeros.

Biden negó haber ingresado "un solo centavo" del exterior cuando Trump le acusó haber recibido pagos de Rusia, de haber puesto a su hijo Hunter en la dirección de una compañía gasística ucraniana y de haber facilitado negocios para sus hermanos en sitios como Irak.

"El tipo que se metió en problemas en Ucrania fue este (Trump), que intentó sobornar al Gobierno ucraniano para que dijera algo negativo sobre mí, lo que no hicieron", afirmó Biden respecto al episodio que ocasionó el juicio político contra el presidente.

"Esto es un montón de basura", reiteró el demócrata después de que Trump insistiese en que Biden es "un político corrupto" que se hace pasar por un "inocente bebé".