EFEJohannesburgo

El Gobierno de Sudáfrica confirmó hoy la eliminación de las últimas medidas de lucha contra la pandemia de covid-19 que permanecían en pie, incluida la obligatoriedad de usar mascarillas en interiores y la de presentar un justificante de vacunación o una prueba PCR negativa para entrar en el país.

El cambio de políticas fue publicado anoche en el boletín oficial sudafricano y detallado este jueves por el ministro de Salud, Joe Phaahla, tras varios días de especulaciones en el país.

"Hoy es un día histórico, porque hemos alcanzado un punto de inflexión desde el brote de la covid-19, en el mundo y en el país", celebró Phaala.

La decisión de levantar las pocas restricciones sanitarias que aún quedaban en pie -el resto se habían eliminado a finales de marzo- se tomó tras observar las suaves consecuencias que la última ola de infecciones produjo en el país (entre abril pasado y junio).

"La covid-19 no se ha ido, está aún entre nosotros, pero somos más fuertes que antes, especialmente con la vacunación", puntualizó el ministro.

Además de eliminar la obligatoriedad de usar mascarillas en interiores y los requisitos sanitarios de entrada en el país, el levantamiento de las restricciones incluye también las últimas medidas de limitación de aforos.

Pese al optimismo respecto a la evolución de la covid-19, Sudáfrica tiene tan solo a un tercio de su población vacunada.

Se estima, sin embargo, que los niveles la protección por infección previa entre la población del país son altos, de acuerdo a los estudios de presencia de anticuerpos, con un gran volumen de casos no registrados.

Las cifras oficiales sitúan los contagios totales en el país en casi 4 millones, con algo más de 100.000 fallecidos, y ello coloca a Sudáfrica como la nación de África más golpeada por la pandemia.

En la misma rueda de prensa, el ministro de Salud comunicó que Sudáfrica ha detectado su primer caso local de viruela del mono, en un hombre de 30 años sin precedentes de viaje al extranjero.