EFEJohannesburgo

Sudáfrica, la nación más golpeada por la covid-19 del continente africano, inició hoy la vacunación general de su población, con prioridad para los mayores y el sector sanitario, y el nobel Desmond Tutu, arzobispo emérito de Ciudad del Cabo, fue de los primeros en ser inmunizados en esta nueva fase.

A partir de este lunes, la nación más desarrollada del continente africano dispone de algo más de 80 puntos de vacunación en todo el país, en los que se empezaron a administrar dosis de la farmacéutica Pfizer que el país recibió en las últimas semanas.

"Para el final de junio esperamos haber recibido 4,5 millones de dosis de Pfizer y 2 millones de Johnson & Johnson", había detallado este domingo, en una rueda de prensa virtual, Zweli Mkhize, el ministro de Salud de Sudáfrica (país de unos 58,5 millones de habitantes).

Los mayores de 60 años tendrán la prioridad en esta nueva etapa del plan de vacunación, así como las personas con factores de riesgo.

Entre los primeros en recibir su dosis este lunes estuvo el Nobel del la Paz Desmond Tutu, de 89 años y muy querido en el país.

"Estoy al 100 %", aseguró Tutu a la prensa entre risas al llegar al Hospital Brooklyn Chest de Ciudad del Cabo, acompañado por su esposa, Leah, para recibir ambos sus dosis.

Sudáfrica seguirá también vacunando de forma prioritaria al personal sanitario sudafricano en las próximas semanas.

En total, son unos 1,2 millones de trabajadores, de los que están ya vacunados algo menos de la mitad.

SUDÁFRICA, MUY RETRASADA CON LA VACUNACIÓN

Hasta este lunes, la inmunización en Sudáfrica se había limitado a unos 480.000 sanitarios que participaban desde mediados de febrero en un "estudio de implementación", con dosis cedidas al país por la compañía Johnson & Johnson.

Ese estudio se organizó después de que el Gobierno sudafricano cambiara su estrategia de vacunación tras publicarse estudios preliminares que apuntaban a que la vacuna de AstraZeneca (a la que se había dado prioridad comercial) era poco efectiva frente a la variante 501Y.V2, dominante en el país.

Al tratarse técnicamente de un estudio, la inmunización no estaba abierta a la población general.

El gran retraso en la vacunación, con Sudáfrica muy por detrás incluso de naciones africanas menos desarrolladas, motivó en los últimos meses reiteradas críticas contra el Gobierno de Cyril Ramaphosa y dudas sobre si se cumplirá la promesa del presidente de alcanzar la inmunidad de grupo para finales este 2021.

Por el momento, el Ministerio de Sanidad quiere tener inmunizados a cinco millones de ciudadanos mayores a finales de junio.

Sin embargo, solo algo más de un millón de personas se registraron hasta ahora en la plataforma oficial para gestionar la vacunación.

Asimismo, se temen nuevos retrasos en las entregas, como los que ya afectaron a las provisiones previstas de Johnson & Johnson.

También hay dudas sobre la capacidad de Sudáfrica de administrar las dosis de manera suficientemente rápida.

Sudáfrica registró hasta ahora 1.613.728 casos de covid-19, con 55.210 fallecimientos, y, según los expertos, el país se encuentra en el inicio de su tercera ola de contagios. EFE

ngp/pa/ig

(foto)