EFESan Juan de Aznalfarache (Sevilla)

Un matrimonio de San Juan de Aznalfarache (Sevilla) y sus dos hijas, con la esposa aquejada de una enfermedad terminal, podrán seguir viviendo en su casa mientras se tramita un alquiler social, tras ser suspendido esta mañana el desahucio de la familia ante el impago de cuotas de su hipoteca.

Para presionar a la entidad bancaria y apoyar a la familia, alrededor de un centenar de personas se ha concentrado esta mañana a las puertas de la vivienda, en la calle ‘Amantina Cobos’, donde los concentrados y la familia ha sido informados poco después de las 9.30 de la suspensión del lanzamiento.

La concejala de Vivienda del Ayuntamiento, María José Quesada, ha explicado a Efe que el matrimonio tiene 60 y 62 años, con la mujer aquejada de una enfermedad en grado terminal, y sus hijas, 23 y 22 años, y que "todo se ha paralizado" gracias a la realización “de todo el trámite del escudo social, tras haber podido acreditar la vulnerabilidad de la familia”.

La vivienda, ha añadido, se ha “titulizado” en varias ocasiones, lo que quiere decir que el Banco de Santander vendió la deuda a un “fondo buitre”, y se inscribió una nueva deuda, de modo que se tuvo que comenzar el proceso para solicitar la dación en pago y un alquiler social.

Ahora, según Quesada, se ha logrado el margen suficiente para poder negociar la deuda, lo que el abogado de la familia está tramitando lo más rápido posible.