EFEViena

Greta Thunberg y Arnold Schwarzenegger. Una escolar de 16 años y un actor de 71. Una extraña pareja que hoy ha coincidido en Viena en denunciar la pasividad de los políticos ante la crisis climática y en pedir que sea la gente quien reaccione y lidere la lucha para evitar un desastre ecológico.

"Esto es una emergencia y los líderes políticos no están actuando en consecuencia. Si ellos no hacen nada, nosotros lo haremos", animó Thunberg, la joven activista sueca que lleva nueve meses faltando todos los viernes al colegio para pedir más acción contra el cambio climático, en una acción que ha sido imitada por millones de niños.

Thunberg ha sido la estrella de la tercera edición de la Austrian World Summit, una iniciativa contra el cambio climático impulsada por el exgobernador de California, Arnold Schwarzenegger y que ha reunido hoy en Viena a cientos de políticos, empresarios y activistas.

Entre ellos, el propio secretario general de la ONU, António Guterres, que advirtió de que el cambio climático provoca desastres naturales y que con voluntad política es posible evolucionar a una economía y una sociedad que prescinda de los combustibles fósiles que provocan el calentamiento del planeta.

Pero Thunberg mostró hoy poca confianza en la capacidad de acción de los líderes políticos y mucha en la del activismo de la gente, en especial de los niños y jóvenes.

"No debería depender de nosotros asumir responsabilidades, pero ya que la mayoría de líderes mundiales se están comportando como niños, no tenemos otra opción", dijo tras la conferencia ante las miles de personas que acudieron a una "fiesta del clima" en la céntrica Plaza de los Héroes de Viena.

Thunberg pidió pasar de las palabras a los hechos y animó a que todo el mundo salga a la calle, haga huelga y actúe contra el rápido cambio climático, un fenómeno el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU considera está provocado por la actividad humana.

La activista criticó que los políticos no piensen "más allá de la próxima elección" y aseguró que eso "tiene que acabar".

Antes, en su intervención ante los políticos y empresarios que participaron en la cumbre, Thunberg aseguró que la mayoría de la gente "no tiene ni idea" de las consecuencias reales de la crisis climática y acusó a los líderes mundiales de no darle este asunto la atención que se merece.

"La gente os escucha. Por eso tenéis una enorme responsabilidad. Y, para ser honestos, es una responsabilidad que la mayoría de vosotros ha fallado en asumir", acusó.

Una acusación a la que siguió una advertencia: "Los jóvenes estamos despertando. Y os prometemos que no os dejaremos saliros con la vuestra".

También Schwarzenegger dijo que no se puede dejar todo en manos de los políticos y pidió que la acción contra el cambio climático salga del "poder de la gente".

El actor, que durante su etapa de gobernador de California impulsó el desarrollo de las energías limpias, recordó que el movimiento por los derechos de los negros en EEUU o la lucha contra el Apartheid en Sudáfrica no empezaron en los despachos sino que fueron movimientos populares.

Schwarzenegger, muy crítico por las políticas medioambientales del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, criticó a quienes dicen que prescindir de los combustibles fósiles perjudicará a la economía y hará desaparecer empleos.

Al respecto, recordó que California, con estrictas normas medioambientales y que en 2025 aspira a consumir sólo energías limpias, es la quinta economía del planeta.

"Se puede proteger el medio ambiente y la economía", aseguró.

La estrella de Hollywood acusó a las empresas petroleras de saber desde la década de 1970 de los efectos de los gases de efecto invernadero y aseguró que esas compañías usaron las mismas estrategias que las compañías tabaqueras que decían que fumar no era peligroso.

También puso como ejemplo de esas estrategias de "engaño" a los fabricantes de automóviles, entre los que citó a la alemana Volkswagen y el escándalo de sus motores diesel.

"La verdad os alcanzará", advirtió.

El actor aplaudió la labor de Thunberg y le animó a continuar pese a las críticas que recibe la joven activista.

Por Antonio Sánchez Solís