EFEMadrid

El fin de semana será estable en gran parte de España, salvo algunas lluvias en el noroeste y especialmente en Galicia, y con temperaturas que sin llegar a ser tan altas como a principios de esta semana, podrían llegar a alcanzar valores de hasta 5 grados más de lo habitual para la época.

El tiempo será "templado", sobre todo el domingo, en el sur y este del país, con una subida de las temperaturas, que dejará hasta el martes valores entre 3 y 5 grados más altos de lo normal para la época del año, ha explicado el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) Rubén del Campo.

Se esperan "temperaturas suaves y pocas precipitaciones", una estabilidad que salvo imprevistos meteorológicos podría prolongarse durante la segunda quincena de febrero, un mes que está siendo "templado y seco".

Los pronósticos apuntan a un ascenso de las temperaturas en los primeros días, para "bajar claramente desde el miércoles", ha añadido el experto.

A lo largo del viernes las temperaturas ascenderán en puntos del sureste peninsular y se mantendrán sin apenas cambios en el resto del país.

Los valores diurnos más elevados se darán en Badajoz, Alicante, Cádiz, Córdoba Bilbao, A Coruña, San Sebastián, Granada, Huelva, Málaga, Murcia, Orense, Oviedo, Pontevedra, Sevilla, Tarragona y Valencia, con temperaturas que oscilarán entre los 17 y 20 grados.

No obstante, habrá heladas débiles en zonas de la meseta norte, sistema Ibérico y Pirineos.

Para el sábado, aunque el día arrancará con lluvias en zonas de Galicia, Asturias y la meseta norte, irán disminuyendo para dar paso a cielos más despejados según avance la jornada.

Los valores diurnos descenderán mañana en Galicia, Cantábrico y en toda la vertiente atlántica peninsular, "con un efímero descenso" generalizado, salvo en zonas del área mediterránea, donde las temperaturas llegarán a 21 y 17 grados en Murcia y Valencia, respectivamente.

También habrá tiempo cálido en el sur, en donde los termómetros en las ciudades andaluzas de Málaga y Sevilla podrían marcar hasta 20 grados, mientras que en el centro peninsular, los valores serán más templados, con temperaturas en Madrid y Guadalajara que no sobrepasarán los 12 grados, y en Toledo, 15.

En el entorno de grandes ríos como el Ebro y el Guadalquivir el ambiente será frío debido a la presencia de "bancos de niebla persistentes" que provocarán un descenso térmico en esas áreas, según el portavoz de la Aemet.

Los termómetros dejarán un ambiente "relativamente templado" al menos hasta el martes, con valores al alza desde el domingo en zonas como Andalucía, valle del Ebro y litoral cantábrico.

Aunque predominará el tiempo seco y estable en general en los primeros días de la semana, en el noroeste se mantendrán las lluvias débiles, especialmente en Galicia, el Cantábrico y el Pirineo occidental.

El resto de la semana no se descartan algunas precipitaciones limitadas al extremo norte peninsular, según del Campo.

A partir del miércoles descenderán las temperaturas, mientras el jueves, los valores máximos se mantendrán y las mínimas bajarán, especialmente en el interior de la península, dando lugar a heladas débiles en la meseta norte, sistema Ibérico y Pirineos.