EFEAlmería

Administraciones y vecinos se han unido este sábado en el minuto de silencio convocado por el Ayuntamiento de Tíjola (Almería) para condenar la muerte de Maite, una mujer de 50 años asesinada presuntamente por su marido, quien este viernes se entregó en la localidad de Vera poco después de que se descubriese el cuerpo de la víctima.

Tras este momento de recogimiento, el alcalde de Tíjola, José Juan Martínez, ha señalado que Maite era una persona “muy querida” y “muy servicial” que siempre regalaba una “sonrisa” al pueblo y estaba dispuesta a ayudar a los demás, condenando este “hecho deleznable” con el que el pueblo ha podido ver “muy de cerca” que la violencia machista “no es un número, no es una estadística”.

Ha demandado que las administraciones trabajen de forma conjunta para acabar con esta “lacra social” si se quiere llegar a una democracia “real, moderna, de futuro” porque “no puede haber nunca más un asesinato de una mujer por violencia de género”.

El primer edil ha indicado que los hijos de la pareja, de 22 y 19 años, están recibiendo atención psicológica gracias a la Junta de Andalucía, al igual que la madre de la víctima, que tiene “problemas de salud”.

La delegada del Gobierno de la Junta, Aránzazu Martín, ha manifestado también su más “enérgica repulsa” y ha expresado el “dolor y cariño” que siente por la familia de Maite, quien -ha precisado- trabajaba en el Servicio Andaluz de Empleo (SAE) en Huércal-Overa (Almería).

Martín ha coincidido con el alcalde en que solo desde el trabajo conjunto se podrá acabar con la violencia machista, esa “gran lacra social” que este año ha acabado con la vida de 15 mujeres en España, sin contar la de Maite.

La delegada ha informado de que no existían denuncias previas por malos tratos, y que los servicios del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) y de la Delegación Territorial de Servicios Sociales trabajan desde este viernes con los familiares de la víctima.

Por su parte, el subdelegado del Gobierno en funciones, Juan Ramón Fernández, ha mostrado su “repulsa ante este nuevo crimen machista” y ha insistido en que será la actuación de la Guardia Civil y de la Justicia la que permita que “estos hechos se determinen hasta sus últimas consecuencias”.

“El Gobierno de España hará todo lo posible por seguir implementando medidas de sensibilización, de compromiso, para que de una vez se reconozca que esta sociedad tiene este problema, para que hechos como este no sucedan más”, ha dicho.

El subdelegado ha confirmado que el marido de Maite se entregó este viernes a la Policía Local de Vera y que permanece detenido en este municipio en el que "ha pasado la noche”, sin concretar el momento en el que será trasladado al Juzgado de Instrucción número 1 de Huércal-Overa en el plazo legal de 72 horas.

Un amigo de la pareja, Juan Antonio Marín, ha manifestado a los medios que “en el pueblo nadie tiene explicación” para lo que ha pasado.

Ha señalado que Maite, su amiga desde que eran “pequeños” y vecina “puerta con puerta”, era una buena “amiga, vecina, hija, hermana, esposa”, que estaba dispuesta para cualquier vecino.

Del marido de la víctima, Miguel, ha indicado que también lo conoce de toda la vida y que es una “persona tranquila” y “amigo de sus amigos”.

El cuerpo sin vida de Maite fue localizado este viernes a las 15:30 horas por uno de sus hijos, aunque fuentes cercanas a la investigación han apuntado a EFE que podría haber muerto por la noche.

El presunto asesino, de unos 55 años y chófer en un centro de menores de Córdoba, se entregó pasadas las 17:00 horas en las dependencias de la Policía Local de Vera, compartidas con la Guardia Civil.

Por el momento se desconoce la causa oficial de la muerte, aunque las fuentes consultadas apuntan a que Maite podría haber fallecido a causa de los golpes recibidos, presuntamente, por su marido.

De confirmarse la naturaleza machista de este crimen, Maite sería la tercera víctima este año en Andalucía, la número 16 en toda España en lo que va de año y la número 1.145 desde 2003.