EFEBruselas

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sentenció hoy que la comunidad de los Testigos de Jehová, junto con sus predicadores, es responsable del tratamiento de la información que recogen en sus visitas puerta a puerta y debe respetar la normativa europea de protección de datos personales.

La corte europea se pronunció así a raíz de un caso abierto en Finlandia, donde la Comisión de Protección de Datos nacional prohibió en 2017 a los Testigos de Jehová en el país recoger o tratar datos personales si no respetaban las leyes en la materia.

El Tribunal Supremo finlandés pidió al TJUE determinar si deben respetar esas normas porque sus miembros, en sus visitas, suelen tomar notas que incluyen datos personales como nombre, dirección, convicciones religiosas o situación familiar que son utilizados después por los miembros de la comunidad.

En su sentencia, el TJUE considera que la predicación puerta a puerta que hacen los Testigos de Jehová no está exenta de cumplir la ley porque no se trata de una actividad exclusivamente personal o doméstica, aunque esté protegida por el derecho fundamental a la libertad de conciencia y religión.

Por otro lado, recuerda que las normas europeas se aplican al tratamiento manual de datos cuando estos se incluyen en un fichero.

Sin embargo, señala que el concepto de "fichero" comprende a todo conjunto de datos personales recogidos durante la predicación siempre que estén estructurados de forma que puedan recuperarse después fácilmente, aunque no haya fichas, catálogos u otros sistemas de búsqueda.

Por otra parte, el TJUE señala que puede considerarse que, además de sus miembros, la comunidad religiosa de los Testigos de Jehová es responsable del tratamiento de los datos puesto que organiza, coordina y fomenta la predicación, aún cuando no tenga acceso los datos ni haya dado instrucciones por escrito o consignas sobre su tratamiento.

La sentencia europea no resuelve definitivamente el litigio nacional, pero vincula al tribunal finlandés, que ahora debe emitir su sentencia, y al resto de tribunales nacionales para casos similares. EFE

lpc/dgp