EFECedeira (A Coruña)

El hundimiento del pesquero Sempre Güeto frente a Cedeira (A Coruña) ha causado este jueves la muerte de dos de sus diez tripulantes, uno tras sufrir heridas de consideración por el suceso y otro al ser recuperado sin vida en la zona del incidente.

El naufragio se desencadenó poco antes de las dos de la tarde en las proximidades de San Andrés de Teixido, en un tramo litoral que se corresponde con la franja que va de Punta Candieira a Cariño (A Coruña).

Ocho de los diez ocupantes del barco, con base en Portosín (Porto do Son, A Coruña), fueron rescatados por barcos que faenaban en la zona.

Mientras otro marinero era auxiliado por el helicóptero Helimer 401, luego falleció por heridas de gravedad al ser trasladado al aeropuerto de Alvedro.

Finalmente, un décimo trabajador permaneció varias horas desaparecido y el 112 Galicia confirmó al filo de las 17:25 horas que una embarcación que colaboró en la búsqueda había hallado su cuerpo sin vida.

Fuentes del operativo de emergencias indicaron a Efe que un golpe de mar podría haber provocado el hundimiento.

El Sempre Güeto regresaba de Asturias, donde había faenado hasta la madrugada de este jueves, y acabó volcando a unas 2 millas al noroeste de Cedeira, donde su quilla quedó al sol.

Las tareas para localizar al tripulante desaparecido estuvieron condicionadas por el fuerte oleaje y el viento en el entorno.

Efectivos sanitarios atendieron a los rescatados en el puerto cedeirés, al que llegó el cadáver del marinero pasadas las 17:30 horas. Alguno de los afectados fue trasladado a un centro hospitalario por lesiones.

Los fallecidos tenían 45 y 48 años de edad, según informó a Efe el patrón mayor de la cofradía de Portosín, Isaac Gaciño, que detalló que el primero, de origen marroquí y llamado Aníbal, residía en Porto do Son desde hacía varios años.

Sobre él, remarcó que era "muy querido en la zona y muy trabajador" y puntualizó que después "de muchos años trabajando aquí se fue a Marruecos y trajo a su familia".

El segundo fallecido, que tiene un hijo, era Francisco Betanzos, vecino de la parroquia sonense de Caamaño y marinero "toda su vida".

El máximo responsable del pósito mostró igualmente su "consternación" y tildó los hechos de "golpe muy duro" e "inesperado".

Raúl Salgado