EFEAnkara

Una persona ha muerto y cuatro están desaparecidas tras hundirse una embarcación con 36 migrantes a bordo cerca de la isla griega de Samos, según informó hoy el servicio de guardacostas turco, que asegura que recataron a los náufragos abandonados por Grecia.

El servicio de guardacostas informó de que el pasado día 19 un grupo de inmigrantes pidió auxilio frente a las costas de la ciudad turca de Kusadasi, a unos 20 kilómetros del extremo oriental de Samos, recoge la agencia oficialista turca Anadolu.

Según ese medio, tras ser rescatados y llevados a la costa, los migrantes informaron de que tras hundirse la embarcación en la que trataban de cruzar de Turquía a Grecia, fueron recogidos por barcos griegos, cuyos tripulantes los colocaron en balsas salvavidas y los devolvieron al mar en dirección a las aguas turcas.

El servicio de guardacostas turco comunicó que ha recuperado el cadáver de uno de los náufragos y continúa la búsqueda de cuatro desaparecidos, y de que han informado a las autoridades griegas de lo ocurrido.

Turquía acusa regularmente a Grecia de devoluciones en caliente en el mar de migrantes que tratan de llegar a sus costas, y los medios turcos publican semanalmente historias de maltratos a refugiados por parte de las autoridades griegas.

El servicio de guardacostas turco afirma que sólo en los tres primeros meses de este año, un total de 3.185 migrantes irregulares han sido devueltos a aguas territoriales de Turquía desde Grecia, y que tres personas han muerto en ese periodo.

El ministro de Migración griego, Notis Mitarakis, afirmó el pasado febrero sentirse "sorprendido" por la "alarma" expresada por el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados sobre las reiteradas informaciones sobre devoluciones en caliente de migrantes por parte de los guardacostas helenos, y las calificó de "propaganda turca" y "noticias falsas".