EFEBarcelona

El Govern prepara un plan de desescalada asimétrico y por territorios, en función de la evolución de los datos epidemiológicos del coronavirus que, aunque frena tímidamente su propagación en Cataluña, este sábado ha sumado otros 2.301 contagios y 7 ingresos en las ya tensionadas ucis.

La consellera de Presidencia en funciones, Meritxell Budó, ha revelado este sábado en una entrevista a Rac1 que el Govern trabaja en un plan de desescalada gradual, similar al del pasado otoño, para cuando mejoren los datos epidemiológicos, aunque ha admitido que sin estado de alarma no podrá mantenerse el toque de queda en Cataluña.

Según Budó, el plan en que trabaja la Generalitat prevé medidas distintas en función de la situación de la pandemia en cada territorio y la posibilidad de llevar a cabo intervenciones "quirúrgicas" en las zonas más golpeadas por la covid, como ocurrió el año pasado en la Conca d'Odena o el Segrià.

El Govern está estudiando "alternativas legales" que amparen las medidas frente al coronavirus una vez decaiga el estado de alarma, lo que está previsto para el próximo 9 de mayo, pero Budó ha advertido de que el toque de queda no se podrá aplicar sin esa figura prevista en la Constitución.

En este sentido, ha acusado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de "irresponsabilidad", puesto que la pandemia "está plenamente entre nosotros", al tiempo que ha tachado sus intenciones de "electoralistas" y no "sanitarias".

La Generalitat, ha precisado la consellera, pondrá en marcha ese plan de reapertura gradual -en el que no se descarta un confinamiento por veguerías- si se inicia una tendencia a la baja de los datos epidemiológicos que, unida al avance del proceso de vacunación, permita empezar a controlar el virus en Cataluña.

Sin embargo, los datos actualizados este sábado por el Departamento de Salud revelan que en el último día se han detectado 2.301 nuevos contagios y que, aunque se ha reducido el número de hospitalizaciones -68 menos que ayer-, las UCI siguen soportando una presión similar a la del pasado mes de marzo.

El número de pacientes graves en cuidados intensivos se eleva a 507, 7 más que la víspera, y se han contabilizado otros 34 muertos de coronavirus, con lo que desde el inicio de la pandemia el número de fallecidos se eleva a 21.612.

Por primera vez desde hace días, eso sí, se invierte la tendencia a la propagación del coronavirus en Cataluña, aunque de forma moderada: la velocidad de transmisión se sitúa hoy en 1,38 frente al 1,39 de ayer, mientras que el riesgo de rebrote ha descendido dos puntos, hasta 358.

El Govern confía en la inmunización para frenar el avance del coronavirus en las próximas semanas, pero el jefe de Epidemiología y Medicina Preventiva del Hospital Clínic de Barcelona, Antoni Trilla, ha advertido de que la "confusión comunicativa" en torno a las vacunas no ayuda a generar la "confianza" necesaria.

En una entrevista en el canal 3/24, Trilla ha considerado que "clarísimamente hay un error" desde el punto de vista de la comunicación y ha pedido que las instrucciones sean "más claras", porque sería "un desastre" que la ciudadanía perdiera la confianza en la vacunación.

Este especialista ha calificado como "la peor pesadilla" que se extienda una variante del coronavirus que contenga "lo peor" de las ya existentes y que, además, sea resistente a las vacunas, un escenario ante el que no se ha pronunciado tras la alerta lanzada por la OMS sobre la cepa india de la COVID-19.

Trilla ha explicado que las nuevas variantes del coronavirus, especialmente la británica, combinadas con la vacunación de un porcentaje de la población está derivando en que los pacientes que ingresan en los hospitales sean más jóvenes respecto al inicio de la pandemia y que lo hagan en estado más grave.

Esa combinación provocó en las pasadas semanas las UCI catalanas se llenaran hasta sobrepasar los 500 pacientes, cifra que todavía se mantiene.

Ese hecho, no haber hecho "limpieza de la tercera ola", explica a su juicio que los hospitales sigan llenos aunque la esperada "explosión" de casos tras la Semana Santa no se esté dando.