EFEManagua

Un desconocido agredió este martes a un equipo de la Agencia EFE en Nicaragua, compuesto por la camarógrafa Reneé Lucía Ramos y el fotógrafo Jorge Torres, cuando cubrían un operativo policial contra opositores en el marco de las protestas contra el Gobierno del presidente Daniel Ortega.

Los periodistas, que se encontraban en el área de comida rápida de un centro comercial, a donde ingresaron cientos de policías, incluidos antidisturbios, para sacar a los jóvenes que participarían en una marcha opositora, se vieron sorprendidos por un civil que le dio un manotazo a la cámara que cargaba Ramos.

El civil que andaba vestido de camisa morada y cargaba con una mochila sobre sus espaldas, según el relato de Ramos, estaba agrediendo al camarógrafo de la Voz de América, Miguel Bravo, y ella comenzó a filmar.

"Como lo estoy grabando, deja de agredir al camarógrafo de la Voz de América y pasa a la par mía y me tira un manotazo. No me botó la cámara porque la tengo enrollada en las manos", contó.

Agregó que su reacción "fue tirarle un golpe y, desafortunadamente, le logré dar un puñetazo en la nuca".

El hombre reaccionó e intentó golpear a Ramos, pero desistió cuando intervino el fotógrafo de la Agencia EFE.

"El tipo desiste, pero además que desiste, la policía se entromete a desapartarme a mí y al tipo ni siquiera le dijeron ni le hicieron nada", criticó.

POLICÍA EXPULSA A PERIODISTAS

Para los agentes, continuó, ella era la que estaba alterando el orden, por lo que hicieron una barrera de policías que a empujones comenzó a sacar a los periodistas que daban cobertura a su operativo en un centro comercial privado.

"Uno oficial me empieza a empujar a mí, especialmente, y a darme ordenes fuertes y de una manera grosera, que me retire, que me aparte. A mí no me molesta que me hayan apartado, sino la manera, a golpes y empujones que me estaban dando", denunció.

Ramos dijo que el incidente con la oficial no pasó a más que un par de insultos verbales.

Cientos de policías antidisturbios y de línea ingresaron este martes a un centro comercial donde sacaron a la fuerza a un número aún no cuantificado de jóvenes que se alistaban a participar en una marcha opositora.

Los agentes entraron a las tiendas y al área de comida rápida del centro comercial donde se reunían los jóvenes para salir a las calles a exigir la liberación de al menos 61 opositores detenidos por protestar contra el Gobierno sandinista, en el marco de la crisis que vive el país desde hace 22 meses, según constató Efe.

OFICIAL GOLPEA A COMUNICADOR

El periodista del medio digital "Artículo 66", Noel Miranda, denunció que un oficial lo empujó y le dio un golpe en la cara, mientras realizada su labor.

Las autoridades desplegaron un fuerte dispositivo de seguridad, incluida la técnica canina, en la zona donde está previsto darse la marcha opositora, en el nuevo centro de Managua.

La Policía Nacional mantiene prohibida las manifestaciones callejeras a la oposición desde septiembre de 2018, con el argumento de evitar disturbios.

Los sectores de la oposición han reconocido que retornar a las calles a ejercer presión contra el Gobierno no será fácil y han dicho que asumirán los riesgos y las consecuencias.

Desde abril de 2018, Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 328 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organismos locales elevan la cifra a 684 y el Gobierno reconoce 200 y denuncia un intento de "golpe de Estado".

Según el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), ente tutelado por la CIDH, el mayor responsable de la violencia es el Gobierno de Ortega, a quien atribuye incluso crímenes "de lesa humanidad" en medio de la crisis.