EFEMelilla

Medio centenar de inmigrantes de origen subsahariano han tratado de acceder a Melilla de manera irregular esta madrugada en el quinto intento de salto a la valla en dos semanas, y siete de ellos han conseguido su propósito gracias a los garfios y los tornillos de las suelas para escalar los seis metros de alambrada.

Según ha informado la Delegación del Gobierno en Melilla, este nuevo intento se ha producido sobre las 6.05 de este domingo, cuando un grupo de unos 50 subsaharianos provistos de garfios se han aproximado al vallado por la zona del Barrio Chino, la misma donde el pasado jueves más de 300 inmigrantes intentaron saltar el perímetro y 238 lo lograron.

El dispositivo anti intrusión desplegado por la Guardia Civil durante toda la madrugada de este domingo ha evitado que pudiera acceder a Melilla la mayoría del grupo que se ha aproximado al vallado desde Marruecos.

La Policía Nacional ha colaborado en la contención del salto, así como las fuerzas de seguridad marroquíes, según la Delegación del Gobierno.

El punto del vallado donde se ha producido el intento de entrada ha mantenido el refuerzo de varias patrullas y agentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional hasta pasadas las ocho de la mañana y carece, justo en el tramo donde se ha producido el salto, de los peines invertidos instalados recientemente por el Ministerio del Interior en los puntos vulnerables.

También en el dispositivo ha intervenido la Policía Local, cortando el tráfico en la circunvalación en el tramo entre el paso fronterizo de Barrio Chino y el aeropuerto.

De igual modo, ha participado el helicóptero de la Guardia Civil, que ha sobrevolado el perímetro para intentar detectar los movimientos del grupo que se ha aproximado al perímetro.

En total han sido siete los subsaharianos que han entrado a Melilla, que pasarán la cuarentena en las dependencias que se han habilitado para ello en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI).

También fueron aislados en el CETI para guardar la cuarentena del coronavirus los 238 que accedieron a Melilla en el salto a la valla de este pasado jueves, día 22, así como los 119 del 12 de julio, y la veintena del 14 de julio.

Con el salto a la valla de hoy, son 384 las entradas irregulares que se han producido en Melilla en poco menos de dos semanas.

Según ha podido constatar Efe, poco antes de las ocho de la mañana, cuatro subsaharianos estaban esperando en la puerta de acceso al CETI, donde les han facilitado agua, algo de pan y mascarillas, y afirmaban que no eran los únicos que habían entrado a Melilla en este nuevo salto a la valla y que procedían de Mali.

Aún llevaban puestas las zapatillas que han empleado durante el salto a la valla, que están provistas de tornillos en las suelas para ayudarse en la escalada de la alambrada.