EFENápoles (Italia)

Unas mil personas protestaron este jueves en Nápoles (sur de Italia) contra el G20 de Medio Ambiente y Energía, que se celebra hoy y mañana, y pidieron más acciones concretas para proteger el planeta.

La manifestación comenzó a las 16.00 hora local (14.00 GMT) y recorrió durante tres horas las calles del centro de la ciudad hasta llegar a las proximidades del acordonado Palacio Real, donde tienen lugar las reuniones.

Un gran despliegue policial controló en todo momento que la marcha se desarrollara de forma pacífica y sin altercados, en un momento en el que la capital de la región de Campania acoge a los ministros de países industrializados y emergentes que representan cerca del 90 % del producto interior bruto (PIB) mundial.

Enormes globos terráqueos se pudieron ver en la protesta, junto con caretas de "NO al G20" y carteles con mensajes como "Cambiad la política o cambiad de trabajo", "Grandes de la tierra, condenáis a los pobres del planeta" o "Actuad ya, la Tierra arde".

Participaron en la manifestación activistas de organizaciones como Greenpeace, Friday For Future o Extinction Rebelione con el mensaje de que la inacción política está causando la muerte del planeta.

En una nota, los impulsores del acto tildaron de "burla" lo que definieron como incongruencia de los políticos al elegir Nápoles para acoger esta cita sobre medio ambiente y crisis climática, cuando este territorio "enfrenta desde hace años las dramáticas consecuencias de una gestión criminal de la eliminación legal e ilegal de residuos, que ha enfermado y matado a miles de personas" y ha devastado "social y económicamente áreas enteras".

En esta región italiana se ubica la conocida como "Tierra de los fuegos", una zona donde la mafia se lucró durante años con la basura, quemándola o sepultándola, lo que contaminó el área y provocó numerosos casos de tumores.

Según los organizadores, el modelo actual de desarrollo se centra solo "en el lucro y ha pisoteado los derechos de las personas", además de devastar ecosistemas.

Este jueves, en la reunión de ministros de Medio Ambiente del G20 se habló de biodiversidad, mientras que mañana será el turno de los titulares de Energía y se debatirá sobre finanzas "verdes", el establecimiento de un precio mínimo global para el carbono y de cómo fomentar las energías renovables.