EFESalamanca

Una vivienda adosada a la antigua muralla de la capital salmantina, junto a la histórica Cueva de Salamanca y en la trasera de la céntrica calle San Pablo, se ha derrumbado durante la noche de este martes sin que haya causado heridos, según han confirmado a Efe fuentes de los Bomberos.

Las lluvias caídas en las últimas horas, y el mal estado de la vivienda, que prácticamente estaba abandonada, han sido las causantes, según las mismas fuentes, del derrumbe.

Los cascotes de la vivienda han caído sobre una residencia de estudiantes que hay en la calle San Pablo, y que su trasera coincide con la entrada a la turística Cueva de Salamanca -uno de los lugares más históricos de la capital salmantina, donde, según la tradición popular, daba clase el diablo-, sin que hayan provocado daños en el inmueble estudiantil.

Hace más de quince días se produjo otro derrumbe de parte de la muralla de Salamanca, cuyos cascotes se precipitaron sobre el tejado de una de las casas ubicadas en el paseo de San Gregorio, junto al Puente Romano.

En esta ocasión, la vivienda, pegada a la muralla, ha sido la que se ha caído por el mal estado en el que se encontraba y por las lluvias caídas durante la tarde de este martes.