EFEBilbao

Una escultura de la cabeza gigante de una niña ha aparecido sumergida esta noche en la ría de Bilbao, como preludio de una campaña de la fundación BBK que apostará por la participación y la reflexión social, y que será presentada mañana.

La escultura, llamada "Bihar" (en euskera, Mañana) es una cabeza gigante de dos metros de largo. A medida que desciende la marea -cuyo punto más bajo está previsto al mediodía- la cara de la niña se ve completa, y cuando suba, pasado el mediodía, se cubrirá poco a poco.

Está situada al lado del puente Zubi Zuri, en el centro de Bilbao, y esta mañana ya ha sido objeto de la curiosidad ciudadana que paraba a sacar fotos y vídeos.

El autor de la obra es el escultor hiperrealista mexicano Rubén Orozco, el mismo que hace dos años fabricó una obra de una mujer sentada sola en un banco, en una campaña de la misma fundación sobre la soledad de los mayores que tuvo un gran impacto.