EFEMadrid

Una fuerte e inusual borrasca, con lluvias que pueden acumular 30 litros por metro cuadrado en una hora, en zonas como Madrid, mantiene hoy en alerta al país, tras causar la muerte ayer a una mujer en la provincia de Cáceres y esta noche el descarrilamiento de un tren en la sierra madrileña.

Esta amplia borrasca está dejando, desde ayer, en casi toda la Península, precipitaciones abundantes y generalizadas, así como un descenso acusado de las temperaturas.

Madrid, Aragón, Cataluña y Extremadura se encuentran este vienes en nivel naranja por riesgo meteorológico importante ante la previsión de lluvias que podrían acumular más de 30 litros por metro cuadrado en una hora.

El resto de las comunidades, salvo Murcia, los archipiélagos y Cantabria, están asimismo bajo aviso por lluvias aunque en nivel amarillo, con riesgo ligeramente inferior al anterior.

Las precipitaciones se prevén localmente fuertes este viernes y acompañadas de granizo y rachas fuertes de viento en numerosas zonas del interior peninsular y del litoral andaluz, y el fin de semana persistirán en el sistema central occidental, interior noroeste y entorno de Pirineos.

En cuanto a las temperaturas, caerán en casi todo el país, notablemente en el interior peninsular, y el sábado descenderán solo en la mitad norte. Soplarán los alisios en Canarias y se podrán registrar rachas fuertes en zonas de tormenta.

De acuerdo a las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Protección Civil ha pedido a los ciudadanos extremar la precaución si salen a la calle o con el coche y está lloviendo en zonas en alerta, o se encuentran inundadas las calles, y recomienda asegurarse de que no se corre peligro.

Una mujer de 69 años falleció ayer en la pequeña localidad cacereña de Calzadilla, tras caerle encima la cubierta bajo la que se refugiaba de la tormenta en una finca a las afueras de ese municipio.

Además, un tren descarriló esta noche mientras realizaba el trayecto Valladolid-Madrid a causa de un deslizamiento de tierra provocado por la fuerte lluvia, que provocó contusiones leves a cuatro de los viajeros, que fueron trasladados para observación al hospital.

Solo en la Comunidad de Madrid los servicios de emergencias han gestionado en las últimas horas más de medio centenar de expedientes de intervención, en su gran mayoría de los bomberos por balsas de agua en la vía pública.

En localidades del extrarradio de la capital, como Móstoles, se ha cerrado el acceso a parques públicos ante la previsión de fuertes lluvias y tormentas.

En Ávila, la lluvia ha obligado a cortar calles a causa de balsas de agua en puntos de la capital y tramos de carretera

En Talavera de la Reina (Toledo), se ha activado un dispositivo de prevención ante la posibilidad de incidencias como la caída de ramas, toldos, y se han adoptado otras medidas como la acotación y precintado de parques.

En Extremadura, las tormentas han arrasado miles de hectáreas de tabaco y olivar, y han dejado en situación “catastrófica” a los agricultores, según la organización agraria UPA-UCE.

En Cáceres, las funciones teatrales al aire libre, dentro del festival de Teatro Clásico, han sido trasladadas desde el escenario monumental de las Veletas al Gran Teatro, ante la previsión de lluvia.

Según las previsiones meteorológicas, la próxima semana continuarán las precipitaciones generalizadas y abundantes en amplias zonas, sobre todo de la mitad norte peninsular, ante la influencia de frentes atlánticos.

Al inicio de la semana se podrán registrar en toda la Península, aunque de forma más intensa en la mitad norte, y el martes también en Baleares.

No se esperan grandes cambios en las temperaturas en la próxima semana, aunque predominarán los descensos y a partir del viernes, son probables las heladas en montañas del tercio norte, y no se descarta alguna nevada débil en las montañas del extremo norte al final de la semana.