EFEBarcelona

Un alumno de 13 años de edad con un trastorno mental ha sembrado hoy el pánico en su instituto de Barcelona al irrumpir en clase con una ballesta y un machete, con los que ha asestado una puñalada mortal a un profesor y ha herido a otros dos docentes y a dos alumnos, ninguno de ellos de gravedad.

Según han informado a Efe fuentes cercanas al caso, el alumno, que permanece ingresado en la unidad de psiquiatría de un hospital de Barcelona, ha irrumpido en su clase del instituto Joan Fuster de la capital catalana hacia las 09:15 horas de la mañana -con más de una hora de retraso.

Iba armado con una ballesta cargada para disparar, un machete de montaña y una mochila, en la que llevaba un cóctel molotov, que no ha llegado a utilizar.

La consellera de Enseñanza, Irene Rigau, ha desvelado en rueda de prensa que el joven ha actuado afectado por un trastorno mental, posiblemente un brote psicótico.

El chico, que al tener 13 años no puede ser imputado al no ser responsable penalmente de sus actos, ha llamado a la puerta de su clase, de segundo de ESO, y ha disparado con la ballesta tuneada que llevaba contra la profesora de castellano, cuando ésta le ha abierto y le ha dicho que ya no podía entrar, porque llegaba tarde.

La ballesta era de un tipo profesional, mientras que las flechas que ha disparado eran caseras, elaboradas con bolígrafos, según algunos testigos.

Una alumna de la clase, hija de la profesora herida, ha acudido rápidamente a ayudar a su madre, momento en el que el agresor le ha clavado el machete en la pierna.

Posteriormente, según algunos testigos, el chico ha sacado de su mochila una botella de cerveza con líquidos inflamables y ha amenazado con hacerla estallar, por lo que los alumnos de la clase se han asustado, han empezado a chillar y han tratado de huir.

El chico ha salido del aula y ha subido al primer piso, donde varios alumnos estaban también fuera de las aulas, debido al griterío que procedía de la planta baja.

El estudiante se ha dirigido entonces hacia un profesor de Historia, natural de Lleida y que llevaba diez días en el instituto como substituto, y le ha clavado el machete en el tórax, causándole la muerte.

Tras matar a este profesor, el chico, que llevaba una cazadora de aspecto militar en la mano, ha disparado de forma indiscriminada la ballesta y ha blandido su machete aleatoriamente, provocando lesiones a otra profesora y otro alumno, si bien su estado no corre peligro.

Instantes después, el chico se ha dirigido hacia el patio, donde un profesor de educación física le ha retenido, cuando estaba muy alterado y sólo deliraba asegurando que oía voces que le decían que tenía que matar a gente.

Según fuentes cercanas al caso, el agresor llevaba una lista sobre potenciales objetivos en su mochila, tanto de profesores como de alumnos.

Los responsables de la escuela han hecho sonar la alarma y han evacuado la escuela, una vez que el joven, que no tenía ningún expediente abierto por mala conducta, ya estaba bajo custodia policial en una sala del instituto.

Al trascender la noticia, numerosos padres se han acercado al instituto, donde los alumnos y el profesorado seguían consternados por el asalto, recibiendo el apoyo de los equipos de emergencia, de los Mossos d'Esquadra y de autoridades, como la consellera de Enseñanza, Irene Rigau, y el alcalde de Barcelona, Xavier Trias.

"Ya dijo que quería matar a todos los profesores y luego suicidarse", ha comentado un alumno. "Tenía una lista negra", ha abundado otro. "Siempre hablaba de armas y quería ser militar", ha espetado otro chico. "Siempre estaba solo", ha subrayado un cuarto estudiante.

Mientras los alumnos seguían consternados, el autor de la agresión ha sido trasladado a un hospital, donde permanece ingresado en la unidad de psiquiatría, para evaluar su estado.

Dada su condición de inimputable, será la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA) quien se hará cargo de la situación del menor, mediante las medidas de protección que considere oportunas.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha mostrado "conmocionado" por este suceso, ante el que la Generalitat ha decretado una jornada de duelo para mañana martes y ha suspendido los actos públicos previstos para hoy.