EFEPontevedra

Unas dos mil personas, según fuentes policiales, han participado en la marcha contra Ence que organiza la Asociación pola Defensa da Ría de Pontevedra (APDR) para exigir la anulación definitiva de la prórroga concedida a la fábrica, su traslado a otra ubicación y la recuperación ambiental de esta ría gallega.

Esta movilización, que tiene carácter anual, ha salido al mediodía desde las alamedas de Pontevedra y Marín y, tras completar el trayecto a pie, ha concluido con una concentración a las puertas de la factoría de celulosas, situada entre ambos núcleos urbanos.

El presidente de APDR, Antón Masa, ha señalado que esta marcha es la primera que se realiza tras el cese de actividad de la electroquímica Elnosa, que compartía complejo industrial con Ence, y confía en que será la "última" en la que haya actividad en la fábrica pastera.

Masa ha afirmado que la prórroga concedida hasta 2073 por el Gobierno que, en funciones, presidía Mariano Rajoy, "no solo fue irregular sino que se ha demostrado que es ilegal".

Ha explicado que ninguna instalación puede estar en terrenos de dominio público más de 75 años , además, estas autorizaciones se reservan para empresas que "no puedan estar en otro sitio" y ese, ha añadido, "evidentemente no es el caso de Ence".

Por ello, el dirigente ecologista ha reclamado "de forma clara y contundente" la anulación de esta prórroga y, tras el traslado de la fábrica, que se recupere la ría de Pontevedra "para lo que es su vocación natural", la explotación "racional" de los recursos marisqueros, pesqueros y turísticos.

Para lograrlo, ha reconocido Antón Masa, habría que sanear "integralmente" la ría, eliminando todos los puntos de vertido, apostando por una depuración "eficaz y absoluta".

Además, ha reclamado a la Xunta de Galicia que apruebe una nueva ley forestal que permita "diversificar" los usos de los montes gallegos, ya que ha señalado que "no puede ser" que actualmente solo se apueste por su explotación forestal y, dentro de ella, por su "eucaliptización".

A la finalización de la manifestación, los convocantes han leído un manifiesto en el que han reivindicado el traslado del complejo industrial de Lourizán, en el que está asentada la fábrica de Ence, y en el que han garantizado que mantendrán su lucha "constante" a pesar de las "muchas presiones e intereses en juego".

La lectura de este manifiesto, a las puertas de la factoría, fue interrumpido por la megafonía de la propia fábrica, por la que Ence comenzó a emitir mensajes publicitarios para contrarrestar las proclamas de los participantes.

La marcha, entre otras autoridades, ha contado con la presencia del alcalde de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores (BNG); la diputada socialista Patricia Vilán, o el portavoz nacional de Anova, Antón Sánchez.

El regidor pontevedrés ha recordado que el gobierno municipal ha dicho "por activa y por pasiva" que utilizarán "todos nuestros medios" para lograr el traslado de Ence, manteniendo los recursos judiciales contra la prórroga, la movilización social y la "presión" institucional para que las autoridades competentes adopten las decisiones "pertinentes".

El objetivo "más importante", ha reiterado Fernández Lores, debe ser recuperar la ría "para los usos que debe tener" y proteger un espacio natural de "altísima calidad".

El líder nacionalista ha lamentado, sin embargo, que Ence "no esté por la labor" de trasladar su producción a otro sitio y para impedirlo, ha añadido, "prefiera gastar dinero en comprar voluntades y presionar a la opinión pública para que cambie de opinión".

Antón Sánchez, por su parte, ha explicado que la lucha contra Ence está en un "momento decisivo" y ha mostrado su deseo de que "ahora que puede haber un gobierno progresista en Madrid" se puedan cumplir las "demandas mayoritarias" de la ciudadanía pontevedresa.

El portavoz de Anova ha hecho un llamamiento a la sociedad civil, a los partidos políticos y a las instituciones para "apretar" en esta oposición a Ence, empresa que según ha dicho ha "condicionado" la política forestal de Galicia, "empobreciéndola" y apostando por un modelo de "poca creación de valor y de empleo".

Sánchez ha señalado que solo una actuación "políticamente fraudulenta" del PP, al que ha acusado de estar "al servicio" del consejo de administración de la compañía, ha permitido la continuidad de la fábrica de Pontevedra con una prórroga "vergonzosa" y que fue concedida de manera "antidemocrática, opaca y poco transparente".