EFEBruselas

Unos ochenta demandantes de asilo ocuparon hoy un hotel abandonado en el centro de Bruselas, ante la falta de soluciones de alojamiento a largo plazo por parte de las autoridades locales, informó el diario belga "La Dernière Heure".

Los solicitantes de asilo y activistas de la ONG "La voix des sans papier" (La voz de los sin papeles) marcharon entre cánticos desde la plaza de Santa Catarina hasta el abandonado hotel Astrid, en pleno centro de la capital.

Prevén quedarse en este edificio hasta que el Ayuntamiento de la ciudad o de alguno de sus distritos ofrezca una alternativa.

Desde julio residían en un edificio del distrito bruselense de Etterbeek, que había sido requisado por el consistorio a un particular para que los solicitantes de protección pudiesen alojarse hasta mañana, 14 de septiembre.

Sin embargo, a partir de esa fecha, el alcalde de Etterbeek no puede proporcionar un nuevo alojamiento por falta de medios físicos y financieros, según "La Dernière Heure".

Desde hace un año, unos 70 demandantes de asilo que esperan una decisión sobre sus casos ocupan edificios abandonados de la ciudad.

"Es la sexta vez en un año que son expulsados y que deben cambiar de sitio", dijo al periódico una de las abogadas de la ONG que trabaja con los inmigrantes.

"El invierno se acerca, empieza a ser urgente encontrar una solución a medio plazo y un edificio en el que podamos pasar el invierno", dijo el presidente de SOS Migrantes.

El distrito de Bruselas capital contactará con el propietario del edificio para evaluar si es posible requisarlo temporalmente para ponerlo a disposición de los demandantes de asilo.