EFEL'Hospitalet de Llobregat (Barcelona)

La invasión rusa de Ucrania tiene un particular frente de batalla en la información, una "guerra híbrida" con un "ecosistema de desinformación", como muestra el hecho de que en cinco días se hayan detectado más de 500 noticias falsas.

Estas son algunas de las reflexiones que han expresado este martes la directora de la Digital Future Society, Cristina Colom; el director de la representación de la Comisión Europea en Barcelona, Manuel Szapiro; la directora de Efe Verifica, Desirée García; el codirector de Verificat.cat Lorenzo Marini y el jefe de tecnología de Newtral, Rubén Míguez, en la conferencia "Deconstruyendo la desinformación".

Con la invasión de Ucrania como caso más reciente y la experiencia de dos años de "infodemia" sobre la covid-19, García ha constatado que "la mentira es mucho más sexy que los hechos y la realidad", por lo que uno de los principales retos de la verificación, más allá de desmentir noticias falsas, es lograr que la información rigurosa llegue a tantas personas como lo hacen los bulos.

La responsable de Efe Verifica ha explicado que a lo largo de los dos años de pandemia, la International Fact-Checking Network, una red que reúne a verificadores de todo el mundo, ha recopilado más de 10.000 bulos relacionados con la covid, mientras que en solo cinco días desde la invasión rusa de Ucrania ya se han detectado más de 500 noticias falsas.

Aunque ha subrayado que "la desinformación no va a desaparecer" y que esta es mayor "cuando hay incertidumbre y miedo", García ha afirmado que "una de las mejores vacunas es el periodismo", junto con la educación y la alfabetización digital, que ha señalado como "la herramienta más segura a medio y largo plazo".

Además de la "pericia" de los periodistas, los verificadores han resaltado que la tecnología ayuda a detectar contenidos que se están viralizando y analizarlos para comprobar automáticamente su veracidad, mediante inteligencia artificial o "deeplearning".

Sin embargo, García ha considerado que "la tecnología lo tiene complicado en la batalla del relato": "¿Cómo verificamos si hay un genocidio en un país o no, o si el gobierno de un país es nazi o de otra ideología? Son cosas que a veces ni siquiera se pueden verificar, o si se pueden verificar toma mucho tiempo y no podemos ir tan rápido como ese simple mensaje".

En este combate contra la desinformación, Marini ha defendido que una de las medidas cruciales es la introducción de planes de alfabetización digital en los proyectos educativos de todos los países, mientras que Míguez ha defendido la tecnología como una aliada del periodismo, pero ha alertado que una de sus aplicaciones, los "deep fakes" -vídeos falsos gracias a manipulación extrema-, "son el problema del futuro".

"La desinformación pone en peligro nuestra democracia y la seguridad de los ciudadanos", ha aseverado Szapiro, que ha resaltado que la Unión Europea quiere liderar la lucha contra la desinformación a través de cuatro pilares: el monitoreo y la desacreditación, la unión de esfuerzos, la legislación y el empoderamiento ciudadano.

El representante de la Comisión Europea ha puesto de relieve que en la invasión de Ucrania se está produciendo una "guerra híbrida" y ha alertado del "ecosistema de desinformación" del Kremlin.

Desde la Digital Future Society, Colom también se ha referido a la invasión rusa y ha afirmado que "hay una guerra donde el campo de batalla es el ámbito digital" y donde, más allá del conflicto armado, hay otros combates que tienen lugar "en el ciberespacio y en campañas de desinformación".

"Vivimos en una paradoja, estamos en un momento en el que la sociedad dispone de la mayor capacidad de informarse, de muchísimos recursos y fuentes, pero a su vez probablemente es el momento en el que estamos peor informados o más desinformados", ha subrayado Colom, que ha apostado por hacerle frente creando un ecosistema de información "veraz, robusto y sano".