EFEMadrid

Expertos en medicamentos han propuesto un compromiso de todo el sector para impulsar la producción y el uso de fármacos biosimilares por su valor terapéutico como agente innovador, su mejor acceso para el paciente y su contribución a la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud (SNS).

Esta propuesta se ha puesto sobre la mesa en el debate "Biosimilares: Una oportunidad de innovación, sostenibilidad y acceso", realizado en la Agencia EFE, en colaboración con Sandoz, en el que se han analizado la situación de los biosimilares diez años después de su lanzamiento, las estrategias de desarrollo y los retos de futuro.

Sobre todo ello han debatido César Hernández, de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS); la doctora Mónica Vázquez, jefa de Servicio de Reumatología del hospital Ramón y Cajal; Joaquín Rodrigo, presidente de la Asociación Española de Biosimilares (Biosim); y el doctor José Luis Baquero, vicepresidente y coordinador científico del Foro Español de Pacientes.

Los biosimilares son medicamentos biológicos que se fabrican cuando las patentes de los biológicos originales expiran.

Los biológicos se producen a partir de organismos vivos, a diferencia de los medicamentos convencionales de síntesis química.

Los cuatro integrantes de esta mesa redonda han coincidido en que la calidad, seguridad y eficacia de los biosimilares es igual que la del biológico, pero supone una reducción en el coste al apoyarse su desarrollo en el medicamento que ya se encuentra en el mercado.

El doctor César Hernández, jefe del departamento de Medicamentos de Uso Humano de la AEMPS, ha defendido un compromiso de todo el sector para "abrir hueco" a los biosimilares y promover su impulso como terapia, y se ha ofrecido para mediar en esta tarea desde el papel de la Agencia como órgano regulador.

"Si hay un compromiso por parte de todos los actores del sistema sanitario, los biosimilares pueden tener una enorme influencia en la gestión de los medicamentos", ha señalado.

En su propuesta de incentivar y estimular la producción y el uso de los biosimilares, Hernández ha destacado: "Hay que ser activos por parte de profesionales, gerentes y pacientes para que los biosimilares estén presentes en los tratamientos y sustituyan con naturalidad el uso de los biológicos originales".

Joaquín Rodrigo, también director general de Sandoz Iberia, ha resaltado: "Es una labor de todos que los biosimilares tengan aceptación. El gran reto es el conocimiento pleno de las ventajas que aportan al sistema y a los pacientes. Y en segundo lugar, implantar medidas que favorezcan su utilización".

El presidente de Biosim ha informado de que de 2009 hasta 2016, el ahorro que han supuesto los biosimilares ha sido de 500 millones de euros al SNS, y en el periodo 2017-2020, la estimación se cifra en otros 1.500 millones de euros.

En cuanto a la facturación del gasto sanitario en medicamentos en hospitales, Rodrigo ha precisado que el 50 por ciento de ese coste es en biológicos, y de él, los biosimilares suponen una cuota inferior al 30 por ciento. "Hay mucho margen de desarrollo y utilización de los biosimilares", ha añadido.

Los biosimilares se aplican sobre todo en reumatología, gastroenterología y dermatología, pero su uso en oftalmología, oncología y neurología está llamando a la puerta.

La doctora Mónica Vázquez expone su planteamiento: "En la práctica clínica han supuesto una reducción del coste-paciente. Lo vemos como una oportunidad de que más pacientes tengan acceso al tratamiento".

"Para nosotros -añade- estos fármacos han tenido su desarrollo y hay estudios que demuestran su eficacia y seguridad en la comparativa con los originales; los reumatólogos estamos concienciados de que favorecen a los pacientes con un coste menor".

El doctor Baquero remarca el compromiso de los pacientes y sus asociaciones para impulsar los biosimilares: "El biosimilar tiene que entrar, si o si. Acabamos de firmar un consenso con sociedades médicas para su impulso y otro acuerdo con Biosim para dar formación a los pacientes".

"Los biosimilares aportan beneficio por la rapidez en el acceso, aumentan el arsenal terapéutico y contribuyen a la sostenibilidad del sistema sanitario, cuyo coste, sin ellos, sería abrumador", resume el vicepresidente del Foro Español de Pacientes.