EFENueva York

El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, discutió este lunes con el secretario general de la ONU, António Guterres, las posibilidades de aumentar la cooperación de su Gobierno con Naciones Unidas en el ámbito humanitario con el fin de apoyar a la población del país.

Arreaza, a su salida del encuentro con Guterres en Nueva York, explicó que planteó al secretario "la profundización de la cooperación de las distintas agencias de Naciones Unidas en Venezuela", dado que la economía "ha sido muy perturbada".

"Es necesario que el multilateralismo supere cualquier impacto de lo unilateral y podamos nosotros cooperar con mucha mayor fuerza", dijo a los periodistas.

Según Arreaza, eso pasa por "recibir cooperación e incluso que el propio Estado venezolano pueda invertir en proyectos diseñados por Naciones Unidas o distintas agencias para la alimentación, para la salud, para las necesidades del pueblo".

En las últimas semanas, la ONU ha reiterado que está lista para aumentar sus acciones humanitarias en Venezuela ante el impacto que la crisis está teniendo en la población, pero ha puntualizado siempre que para ello necesita el consentimiento y la cooperación del Gobierno.

La organización ya está presente en Venezuela, donde ha suministrado ayuda y trabaja con el Gobierno de Nicolás Maduro en programas de desarrollo.

Al mismo tiempo, agencias como el Programa Mundial de Alimentos (PMA) apoyan también en el exterior a venezolanos que han dejado el país.

Preguntado por el actual choque entre el Gobierno y la oposición en torno a la entrada de ayuda humanitaria organizada por EE.UU. y por otros países contrarios al Gobierno de Maduro y rechazada por éste, la ONU insistió hoy en que lo importante es que la cuestión se "despolitice" y que las necesidades de la gente sean atendidas.

"Todos los necesitados deben tener acceso a ayuda humanitaria", dijo a los periodistas el portavoz Farhan Haq.

Arreza aseguró que el encuentro con Guterres fue "una muy buena reunión" y que el secretario general de la ONU se mostró "muy abierto" a la idea de reforzar la cooperación.

La cita, celebrada a petición venezolana, tuvo lugar en la residencia de Guterres y no en la sede de Naciones Unidas, dado que el diplomático portugués había llegado poco antes a Nueva York tras un largo vuelo de regreso desde Etiopía, donde asistió a una cumbre de la Unión Africana.

En el plano político, la ONU sigue insistiendo en la necesidad de un diálogo entre el Gobierno y la oposición para sacar a Venezuela de la actual crisis.

Guterres, sin embargo, ha evitado sumarse formalmente a las distintas iniciativas puestas en marcha por grupos de países para promover el diálogo, aunque les ha dado su respaldo de manera general.

El secretario general ha ofrecido a las dos partes sus "buenos oficios" para mediar en un proceso de diálogo, pero por ahora no ha tenido respuestas, según dijo hoy Haq antes de la reunión con Arreaza.

Tras el encuentro, la ONU emitió un breve comunicado en el que se limitó a explicar que Guterres reafirmó a Arreza que "su oferta de buenos oficios a las dos partes sigue disponible para una negociación que ayude al país a salir del enfrentamiento actual para beneficio de los venezolanos".

La oposición venezolana considera ilegítimas las elecciones de mayo del año pasado, en las que Nicolás Maduro resultó reelegido presidente y que han sido cuestionadas por la comunidad internacional.

La crisis se acentuó después de que el 23 de enero, el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, se declaró mandatario interino al invocar unos artículos de la Constitución venezolana y logró el respaldo de EE.UU. y buena parte de los países del continente americano.