EFELa Habana

Los nueve artistas cubanos que fueron detenidos a lo largo de esta semana por tratar de protestar contra el Decreto 349 que regulará la actividad cultural se encuentran en libertad y están reunidos hoy con otros creadores para acordar los próximos pasos que darán.

La coordinadora de la campaña contra el Decreto 349, la actriz Iris Ruiz, explicó a Efe que una vez en libertad, los artistas están "reajustando el plan al contexto de unas posibles modificaciones" a la normativa anunciadas esta semana por el viceministro de Cultura, Fernando Rojas, en una entrevista.

Varios creadores contrarios al decreto, cuya entrada en vigor está prevista mañana viernes y que el colectivo considera una potencial herramienta de censura, habían programado para toda la semana una "sentada pacífica de protesta" para que la norma no se aplicara y el Ministerio valorara su política cultural.

La iniciativa nunca llegó a materializarse porque los creadores fueron detenidos por agentes de la Seguridad del Estado en algunos casos cuando salían de su casa y en otros en los alrededores de la sede ministerial.

Entre los detenidos estuvieron los artistas Tania Bruguera, Luis Manuel Otero, Yanelys Núñez, Michel Matos y Amaury Pacheco.

"Exigimos que nos respeten y reconozcan, que los cambios se consensúen y se conversen con nosotros y para llegar a esa conversación ellos se tienen que abrir y también disculparse públicamente respecto a la difamación que hemos sufrido: dicen que no somos artistas, que somos terroristas, que no tenemos obra", señaló Ruiz.

Sin embargo, aunque este grupo es el único que ha tratado de protestar en público, muchos otros artistas reconocidos dentro y fuera de la isla también han firmado un manifiesto contrario a la nueva normativa y en el que se pide a las autoridades que dialoguen con el sector.

De momento, la posibilidad de que el Decreto 349 no entre en vigor el viernes con vistas a ser revisado es para los artistas "una victoria, porque ellos no querían hacerlo", aseveró la coordinadora de la campaña, e insistió en que "hay que seguir presionando porque ese decreto no funciona, esas estructuras no están bien para los artistas".

La actriz también rechazó "el discurso" de que el grupo de artistas que ha protestado públicamente contra el decreto sean mercenarios a sueldo de otros países para socavar la Revolución cubana y negó que pretendan "caldear el ambiente" de cara a la celebración del Día de los Derechos Humanos el próximo lunes.

Destacó asimismo cómo esta campaña de protesta ha puesto de manifiesto los problemas que hay en Cuba para ejercer el derecho a "la protesta cívica como ciudadanos".

El punto más polémico del Decreto 349 es el que obliga a que los artistas estén adscritos a una institución cultural del Estado, a la que deben solicitar permiso expreso para poder actuar, exponer y comercializar su trabajo.

El Gobierno cubano negó la semana pasada que el polémico decreto sea una herramienta de censura y adujo que es un "avance para detener la oleada globalizadora y sus imitaciones nacionales", así como "el retroceso de la calidad del consumo cultural"

Las infracciones a la nueva normativa, en vigor desde mañana 7 de diciembre, conllevan multas de diversa cuantía, confiscación de instrumentos, cancelación de espectáculos y/o suspensión de licencias.

Tanto la organización Amnistía Internacional como el Departamento de Estado de EE.UU. se han pronunciado en contra del Decreto al considerar que contraviene el derecho a la libertad de expresión y puede ser empleado para censurar contenidos.

El ministro cubano de Cultura, Alpidio Alonso, anunció el miércoles en Twitter que representantes de su departamento ofrecerán mañana viernes en un programa de la televisión estatal "pormenores" sobre la normativa "y su relación con la Política Cultural en los espacios públicos".