EFESao Paulo

Más de 350 millones de electores podrán votar por un cambio este año en América Latina, una región en plena transformación que busca una estrategia para apuntalar su futuro, su "Latin American First" (Latinoamérica primero), como señaló hoy la titular de Cepal, Alicia Bárcena, en el Foro Económico de Sao Paulo.

Los desafíos de la región afloraron durante una intensa jornada de debates que abordó los cambios políticos, económicos -en especial por la amenaza que supone la política proteccionista de Donald Trump- y los graves lastres compartidos, como la desigualdad y la corrupción.

"Lo único que quiero es escuchar cuál es el 'Latin American First' que nos van a proponer los líderes de la región", dijo Bárcena durante uno de los debates del Foro Económico para Latinoamérica, que se celebra hasta el jueves en la capital paulista.

Un reclamo en respuesta directa al "America First" (EEUU primero) que enarboló el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en la campaña que le llevó a la Casa Blanca.

La sombra de Trump planeó hoy en el Foro, donde políticos y empresarios hablaron sobre su política proteccionista y la subida de aranceles al acero y al aluminio, que impacta directamente en países como Brasil, que ya ha anunciado la posibilidad de recurrir a la Organización Mundial del Comercio (OMC).

El presidente brasileño, Michel Temer, insistió hoy en que, en caso necesario, buscará aliados para llevar a EEUU ante la OMC, y el titular de la organización, Roberto Azevedo, admitió que la decisión de Trump sumerge al comercio mundial en "aguas desconocidas".

Para Bárcena, el giro que ha impulsado Trump ha supuesto "un cambio de paradigma económico" en Estados Unidos.

"Cuál es cambio de paradigma" en Latinoamérica, se preguntó la jefa de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), y cuál es la "nueva narrativa" en un año marcado por los procesos electorales en Brasil, Colombia y México -tres motores económicos de la región-, Costa Rica, Cuba, Paraguay y Venezuela.

Hay, según Bárcena, "varias desconexiones entre la política y la economía" y entre "el aparente buen ciclo económico" de Latinoamérica y la "percepción de la gente".

"No estamos actuando a la velocidad del cambio y no estamos incluyendo a todos en el proyecto de innovación. Por eso se habla de más de lo mismo: mismos partidos políticos, seguimos hablando de la misma clase política, elite política y económica", advirtió.

La región, redundó Bárcena, está atravesada por el fenómeno de la "cultura de los privilegiados" y "la sociedad está cansada" de ese paradigma "de que solo sea un grupo de influencia el que tiene acceso al capital, al trabajo y a la tecnología".

Latinoamérica tiene "instituciones del siglo XIX, con líderes del XX para manejar sociedades del siglo XXI", lamentó Daniel Zovatto, director para Latinoamérica y el Caribe de Idea Internacional.

"Si seguimos con reformas pero no actualizamos las instituciones, el impacto de las reformas no va a poder avanzar. No se puede avanzar en la economía sin mejorar la calidad de la política", agregó.

Según el Proyecto de Opinión Pública Latinoamericana (LAPOP), la confianza de los electores se ha desplomado, arrastrada por la crisis económica, la inseguridad y los escándalos de corrupción.

La corrupción es uno de los temas estrella de foro y será analizada mañana en profundidad en un debate moderado por el presidente de la Agencia Efe, José Antonio Vera, y que contará como ponentes, entre otros, con la presidenta de la Corte Suprema de Brasil, Cármen Lúcia Antunes; la presidenta de Transparencia Internacional, Delia Ferreira Rubio; y el ministro de Justicia de Brasil, Torquato Jardim.

La XIII edición del Foro Económico para Latinoamérica reúne hasta el jueves a más de 750 políticos, empresarios, comunicadores y analistas de más de 40 países para debatir sobre los desafíos y las oportunidades de la región.