EFEA Coruña

La ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, ha criticado este miércoles a aquellos que -ha afirmado- creen que "todo se resuelve con una bajada masiva de impuestos" y ha defendido que "es preciso conjugar una política fiscal ambiciosa con una gestión social sustentable".

Calviño ha intervenido esta tarde en un mitin del PSOE en A Coruña, su ciudad natal, en el que ha comenzado su discurso lamentando que sus abuelos ya no estén presentes para verla convertida en la ministra "de un Gobierno socialista".

En su intervención, la responsable de Economía ha realizado una acérrima defensa de la labor del Ejecutivo central en estos últimos diez meses, que han servido para "poner las bases para el cambio que es necesario en nuestro país y que vamos a poder llevar adelante los próximos cuatro años".

La ministra ha pedido el voto para el PSOE para consolidar los avances esbozados en esta última etapa y, entre otros, ha mencionado la recuperación de los subsidios para los parados mayores de 52 años, el reconocimiento de los derechos laborales para las cuidadoras del hogar y otras políticas activas de empleo.

"Sabemos muy bien cómo se gestionan de forma eficiente los recursos públicos", ha sostenido Calviño, que ha apostado por su punto de vista frente a los "gurús económicos de la derecha" que solo quieren bajar los impuestos y no "gobernar para las personas".

"Esto no resiste ni el más mínimo control desde el punto de vista económico" o del "sentido común", ha agregado, ya que una "buena gestión de lo público" requiere también mantener el Estado del bienestar y no incrementar el déficit ni la deuda.

Así pues, ha cargado contra "quien se llena la boca hablando de España y lo que está haciendo es instigar a unas personas contra otras" en vez de "estar cerrando las brechas de la crisis, que es lo que deberíamos estar haciendo ahora".

Calviño ha insistido en la importancia de consolidar el crecimiento que actualmente experimenta el país y trasladarlo a las personas, especialmente en los contextos rurales, donde "no vale de nuevo con una solución milagrosa" como la reducción del IRPF que otros plantean.

"No podemos dormirnos en los laureles", ha advertido, para terminar con una nueva petición de voto que consolide la actual senda del Ejecutivo.

La ministra ha sido la encargada de cerrar un acto en el que ha sido precedida en el uso de la palabra por el secretario general del PSdeG, Gonzalo Caballero, quien ha coincidido con Calviño en reclamar una "movilización masiva" a favor del PSOE que afiance el apoyo del actual Gobierno en unas elecciones de "trascendencia histórica" y ante una derecha con "tres papeletas que suponen un riesgo de retroceso" y "de involución".

Por ello, Caballero ha llamado a no desperdiciar el voto en otras fuerzas que no obtendrán este domingo "representación" ni "capacidad" para liderar una alternativa de progreso que frene el "giro ultraconservador" de los partidos de derecha propiciado por la aparición de fuerza extremista como VOX.

Asimismo, ha trasladado esta situación a Galicia y ha subrayado que el resultado de estas elecciones generales tiene que ser la primera piedra del "fin político del PP al frente de la Xunta de Galicia", que hoy día preside un Alberto Núñez Feijóo al que se ha referido como un "líder del marketing político" y del "cinismo".

Además de Caballero y Calviño, en el mitin de esta tarde en A Coruña han participado varios altos cargos del partido en la provincia, como los dos primeros puestos de la lista al Congreso de los Diputados: Pilar Cancela y Pilar Arangüena.

La encargada de abrir el acto ha sido la candidata a la alcaldía de la ciudad herculina, Inés Rey, mientras que el presidente de la Diputación provincial, Valentín González Formoso, ha llamado a "cruzar los dedos" para que, a partir de este domingo, haya una "mayoría suficiente" que le permita al PSOE conformar un nuevo Gobierno sin presiones ni concesiones.