EFEMiami (EEUU)

El candidato republicano al Senado de Estados Unidos y actual gobernador de Florida, Rick Scott, interpuso hoy demandas contra las supervisoras electorales de los condados de Broward y Palm Beach, en el sur del estado, por el retraso en el recuento de votos.

En una rueda de prensa ofrecida esta noche, Scott señaló que en el caso del Broward, cuya supervisora es Brenda Snipes, la demanda que ha presentado junto al Comité Senatorial Nacional Republicano se debe a que este condado ha fallado en completar el conteo de votos de las elecciones de medio mandato celebradas el martes.

El republicano aludió a la reducción de la ventaja que tenía con su opositor, el senador demócrata Bill Nelson, desde la noche del martes, cuando la "victoria se proyectó en alrededor de 57.000 votos", hasta los cerca de 15.000 actuales, según la última contabilidad oficial.

Broward era el único de los 67 condados de Florida que hasta la tarde de hoy no había entregado el escrutinio de los votos anticipados, que concluyeron el domingo.

Poco antes de la rueda de prensa, Sniper, supervisora electoral desde 2003, tuvo un áspero encuentro con periodistas locales durante el que dijo que están contando "cinco o seis páginas de cada una de las personas que votó".

Scott denunció que "liberales sin ética están tratando de robar estas elecciones" y que "activistas de izquierda están apareciendo con más papeletas de votación de no se sabe donde", para luego demandar que las autoridades estatales investiguen el proceso.

El gobernador de Florida, que ofreció la rueda de prensa desde la Mansión del Gobernador, un domicilio oficial, se refirió alarmado a la aparición de unas 15.000 papeletas de votación en Palm Beach, a cuya supervisora electoral, Susan Bucher, también ha demandado como candidato.

El texto de la demanda señala que se impidió que los representantes de los partidos "atestigüen adecuadamente el procesamiento y la duplicación de las papeletas de voto ausentes físicamente dañadas".

"El objetivo aquí es ver que todos los votos en Florida se cuenten y se cuenten con precisión. La acción de Rick Scott parece estar motivada políticamente y que nace de la desesperación", señaló poco después de la conferencia del republicano el portavoz de campaña de Nelson, Dan McLaughlin.

Scott aventaja ahora al demócrata Nelson por poco más de 15.000 sufragios (0,18 %), una diferencia que obligaría a un nuevo cómputo de los votos.

Por ley, se requiere un segundo recuento si la ventaja entre dos candidatos es inferior a 0,5 puntos porcentuales, y debe hacerse de forma manual si el margen de diferencia es de solo 0,25 puntos.

"Contar votos no es partidista, es democracia", escribió en su cuenta de Twitter el candidato demócrata a gobernador estatal, Andrew Gillum, quien tras reconocer su derrota la noche del martes hoy dijo estar esperanzado con un resultado favorable.

Según los últimos datos oficiales, aún no definitivos, ahora solo separan a DeSantis y Gillum 36.223 sufragios (0,44 %), una diferencia significativamente menor a los más de 80.000 votos que había el martes entre ellos, cuando el republicano se proclamó ganador y el demócrata no cuestionó esa declaración.