EFELa Habana

Cuba suspendió el tradicional y multitudinario desfile del Primero de Mayo como parte de las nuevas medidas para contener la propagación del coronavirus en la isla, que suma hasta este martes 186 casos positivos y seis muertos.

Desde el triunfo de la Revolución en 1959, solo se había cancelado este festejo en dos ocasiones: fue en 1994 y 1995 por motivos económicos, en medio de la difícil crisis conocida como "Período Especial".

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, anunció la suspensión del popular desfile durante una reunión gubernamental para chequear la situación de la COVID-19 y durante la cual el mandatario ordenó intensificar las medidas previstas para frenar su expansión, según un reporte de la televisión estatal.

La decisión fue adoptada durante una reunión del Buró Político del Partido Comunista (PCC, único legal) encabezada por su primer secretario, Raúl Castro.

El sindicato único Central de Trabajadores de Cuba (CTC) será el encargado de proponer una manera de celebrar la festividad que habitualmente congrega a millones de ciudadanos en la isla.

La celebración del Día de los Trabajadores tiene como centro un masivo desfile en la emblemática Plaza de la Revolución de La Habana y el festejo también se replica en las cabeceras provinciales del país.

El pasado 19 de marzo la alta dirección del PCC ya había decidido modificar el "Plan de Actos y Eventos Nacionales" aprobado para 2020, con el objetivo de evitar las actividades que implicaran la concentración de personas en medio de la pandemia del coronavirus.

También quedó pospuesto el XII congreso de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (Anap), previsto del 15 al 17 de mayo.

Se aplazaron asimismo la Feria Internacional de Turismo FitCuba -la más importante del sector-, el XI congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas y la Serie Nacional de Béisbol, además de actividades culturales y sociales.

La isla se encuentra en una fase pre-epidémica ante la pandemia de coronavirus, según el Gobierno, que ha tomado medidas como el cierre de escuelas, la restricción de actividades en sectores no imprescindibles o la suspensión de eventos públicos, entre otras, aunque aún no se ha decretado confinamiento domiciliario.

A día de hoy Cuba suma 186 casos de coronavirus, seis fallecidos y mantiene a 2.837 personas aisladas en instalaciones sanitarias, mientras otras 27.139 se mantienen en vigilancia preventiva en sus hogares, según datos oficiales.