EFEMálaga

El 91 por ciento de la plantilla de Unicaja Banco, según los sindicatos, ha secundado este jueves la segunda huelga de la historia de la entidad para protestar por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectaría a 1.513 personas, en una jornada que coincide con la última reunión entre la entidad y las centrales sindicales para alcanzar un acuerdo.

Las centrales han definido esta segunda jornada de huelga, con seis días de diferencia respecto a la primera, en la que hubo un 93 por ciento de seguimiento según estas mismas fuentes, como un “éxito” de participación y celebran, de nuevo, un “seguimiento masivo”.

Esta huelga decidió mantenerse tras la imposibilidad de ambas partes de alcanzar un preacuerdo que satisficiera a Unicaja y sindicatos, que permanecieron desde la mañana del miércoles hasta la 1 de la madrugada del jueves reunidos para observar si podían aceptar alguna propuesta.

Esta negociación del ERE se lleva a cabo tras la fusión de Unicaja Banco y Liberbank, que supuso la creación del quinto banco del país, con un volumen actual de activos cercanos a los 110.000 millones, más de 4,5 millones de clientes y aproximadamente unas 1.400 oficinas.

La entidad pretende el cierre de 395 oficinas y dar de baja a casi 2.700 empleados dado que a los 1.513 despidos contemplados en el ERE se suman unas 1.200 prejubilaciones, 730 que estaban en excedencia en Liberbank y 437 de la antigua Unicaja Banco con los que se ha alcanzado un acuerdo.

Este jueves 2 de diciembre es una jornada maratoniana para los sindicatos, que además de secundar la huelga, acuden a la última reunión con la entidad para intentar alcanzar finalmente un acuerdo y, además, asisten en este momento a una concentración que se lleva a cabo en Málaga frente a la sede de Unicaja.

De forma simultánea, se están llevando a cabo concentraciones en Madrid, Valladolid, Granada, Almería, Salamanca, Albacete, Ciudad Real, Toledo, Cuenca y Cáceres.