EFEGuatemala

El diputado oficialista guatemalteco Julio Juárez Ramírez, arrestado como supuesto inductor del asesinato de dos periodistas en 2015, negó hoy las acusaciones y dijo que los fallecidos eran sus "amigos".

"Estoy tranquilo. El que nada debe nada teme. No he hecho nada, por eso estoy aquí presente. En el nombre de Dios todo se va a aclarar", declaró el congresista a su llegada a la Torre de Tribunales tras ser detenido este sábado a la salida de su casa en el municipio de San Bernardino.

Juárez, del gobernante Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación), dijo que "jamás" ordenó el homicidio de los dos comunicadores tal y como señala la investigación del Ministerio Público (MP-Fiscalía) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), y se mostró respetuoso con el proceso.

"Aquí estoy, presente. He sido respetuoso de la ley y lo voy a seguir siendo. Yo estoy tranquilo, no he hecho nada, por eso estoy aquí (...) La persona cuando tiene algún delito huye, yo no. Aquí estoy, presente, no huyo a ningún lado, por eso me encontraron en mi casa", proclamó.

El parlamentario indicó que conocía a los dos periodistas asesinados, que consideró sus "amigos".

Juárez, denunciado por los delitos de "asesinato, asesinato en grado de tentativa y asociación ilícita", está acusado de ordenar el asesinato de dos periodistas en 2015 cuando era alcalde de Mazatenango, Suchitepéquez, y recientemente fue sancionado por Estados Unidos a través de la Ley Magintsky.

La orden de detención del parlamentario, de 37 años y con una prohibición de salir de Guatemala desde que perdió la inmunidad en noviembre, fue autorizada el viernes por el Juzgado de Mayor Riesgo B, judicatura que escuchará al diputado en audiencia de primera declaración el próximo miércoles.

Hasta entonces, según dictaminó el juzgado de turno, el acusado quedará en prisión provisional en la cárcel que funciona en el cuartel militar de Mariscal Zavala.

Según la investigación, Juárez, que no renunciará a su cargo pues confía en recuperar su libertad cuando explique su versión al juez, ordenó el asesinato de Danilo Efraín Zapón López, periodista del diario Prensa Libre, por miedo a las investigaciones que este tenía sobre él y de las que ya había publicado un anticipo.

En el tiroteo a plena luz del día en Mazatenango también murió Federico Benjamín Salazar Jerónimo, periodista que trabajaba para una empresa de televisión por cable, y resultó herido otro comunicador, Marvin Israel Túnchez Ayala.

Juárez, elegido en los comicios de 2015 por el partido opositor Líder, se cambió primero al partido Progresista y posteriormente al partido gobernante, al que pertenece desde 2016.

Por el crimen de los dos periodistas fueron procesados en octubre Marco Tulio Cano Reyna y Marco Antonio Paredes Palacios, acusados de los delitos de asesinato, asesinato en grado de tentativa y asociación ilícita.

Mientras que Artemio de Jesús Ramírez Torres, acusado de asociación ilícita, al igual que Sergio Valdemar Cardona Reyes y Germán Amílcar Morataya Beltrán, a los que se les suma asesinato, están esperando juicio.

A finales de diciembre, Juárez fue incluido en la Lista de Extranjeros Especialmente Designados del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, una decisión que le restringe viajar a ese país, donde también le congelan sus activos e impide a empresas norteamericanas hacer transacciones con él.

El jefe de la bancada del partido gobernante, Javier Hernández, se limitó a decir este sábado a los periodistas en el Congreso que son respetuosos de la independencia de poderes y que "nadie es superior a la ley".