EFEBogotá

La canciller colombiana, María Ángela Holguín, aseguró hoy que el Gobierno negociará con el de España la devolución del Tesoro Quimbaya una vez sea notificado del fallo de la Corte Constitucional que ordenó su reclamación.

Holguín afirmó en una rueda prensa en Bogotá que no hay ninguna instancia internacional a la que el Gobierno pueda llevar el caso y que luego obligue a España a entregar el Tesoro Quimbaya, una colección arqueológica que en 1892 el presidente de la época, Carlos Holguín Mallarino, regaló a ese país.

"Esto tiene que ser un tema negociado, conversado con el Gobierno español. Haremos lo que la Corte Constitucional nos indique una vez seamos notificados", apostilló la canciller, que es descendiente del expresidente Holguín.

La alta corte ordenó ayer al Gobierno la recuperación del Tesoro Quimbaya porque considera que hay una "violación directa" de tres artículos de la Constitución que niegan la posibilidad de enajenar el patrimonio cultural.

Esos tres artículos regulan que el presidente Holguín (1888-1892) no tenía potestad de regalarlo, por lo que la entrega "fue ilegítima", según una fuente de la Corte Constitucional, que destacó que la ponencia del caso estuvo a cargo del magistrado Alberto Rojas.

La ministra de Relaciones Exteriores de Colombia señaló que ha mantenido al tanto del caso a su homólogo de España, Alfonso Dastis, y recalcó que el Gobierno hará lo que la Corte Constitucional le indique.

"Debemos hacer gestiones diplomáticas ante el Gobierno español. Lo que haremos es enviar una nota al Gobierno español", dijo.

Aseguró también que en caso de llevar el tema a la Unesco, la única decisión que puede tomar ese organismo es crear un comité para "sentar amigablemente una negociación".

"Esto no es que nosotros llevemos a España ante la Unesco a una negociación forzada, esto no tiene ningún tipo de medida coercitiva frente al Gobierno español, tampoco lo haríamos en caso (de poder)", manifestó.

El Tesoro Quimbaya, que reposa en el Museo de América de Madrid, está compuesto por 122 piezas de oro y fue descubierto en 1890 en el municipio de Filandia, en departamento del Quindío (centro).

Las piezas fueron elaboradas por la cultura precolombina Quimbaya, que habitó en el centro de Colombia, donde fue diezmada durante la Conquista hasta desaparecer en el siglo XVII.

Su entrega a España se hizo efectiva por Holguín Mallarino, que pretendía así agradecer la ayuda que le prestó la Corona en una disputa limítrofe con Venezuela, en el año en que también se conmemoraba en Madrid el IV Centenario del Descubrimiento de América.