EFEMiami (EE.UU.)

Florida ha descuidado el tesoro que representan unos 700 manantiales cristalinos que la convierten en el lugar con más fuentes de agua dulce del planeta, pero cada vez están más verdes, contaminados y reducidos en caudal, una "tragedia medioambiental" que denuncia un nuevo documental en Estados Unidos.

"Todos los manantiales en Florida están enfrentando el mismo problema", señaló a Efe Óscar Corral, que en el documental "The Fellowship of the Springs", a estrenarse este fin de semana en la televisión pública de EE.UU., expone la "crisis" que ocurre en las cerca de 700 fuentes de agua dulce del estado.

Aguas cristalinas tornadas a un color verde y con altas concentraciones de agentes contaminantes, como el nitrógeno nitrato producto de la actividad agrícola, son algunos de los efectos que reflejan el grave riesgo de estos reservorios, que además han visto reducida su corriente de forma alarmante.

De acuerdo al Florida Springs Institute, una organización sin ánimo de lucro y que aparece en el documental, el manantial Silver, en el centro del estado y alguna vez el más grande del planeta, ha perdido en los últimos años un 30 % de su flujo.

Las concentraciones de nitrógeno nitrato en el agua subterránea que alimenta otro manantial, el Rainbow, son casi un 600 % más altas que el límite legal impuesto por el estado y este instituto cree que hay suficiente nitrato en el agua potable del suroeste del condado Marion como para aumentar el riesgo de cáncer.

Así y todo, en 2019 el Distrito de Administración del Agua del suroeste de Florida autorizó que se bombee más agua de la cuenca del manantial Rainbow, que ya ha perdido un 20 % de su flujo.

Uno de los principales causantes de esta situación, de acuerdo a esta organización, es el "bombeo excesivo" de aguas subterráneas.

115 DÓLARES POR EXTRAER MILLONES DE LITROS DE AGUA

"Las agencias del Gobierno de Florida, que deben proteger estos manantiales, están protegiendo a las corporaciones que las contaminan", criticó Corral, hijo de cubanos y periodista que invirtió dos años de trabajo para realizar este documental.

El realizador advierte que multinacionales como Nestlé, así como empresas agroindustriales, solo pagan 115 dólares por un permiso que les permite durante 20 años extraer hasta un millón de galones (4,5 millones de litros) de agua cada día, como ocurre en Ginnie Springs, cerca de High Springs, en el norte de Florida, conocido mundialmente como uno de los lugares de buceo de agua dulce más populares.

Las compañías aseguran que no habrán consecuencias, pero en su documental Corral da voz a científicos independientes que alertan sobre los efectos negativos en lo que es una "crisis" que si no se detiene podría suponer la desaparición de muchos de los manantiales de Florida.

Para el director del documental, el problema tiene dos vertientes: una de ellas es el vertiginoso aumento de la población de Florida en los últimos 30 años, con su consecuente desarrollo urbano, y la otra es que en este estado "hay un solo partido que gobierna" casi sin oposición y que "da prioridad a los negocios".

Corral alude a varias leyes promulgadas que han modificado la configuración de los distritos electorales en Florida y que siempre han beneficiado al Partido Republicano, lo que le ha permitido ocupar en los últimos años y casi sin interrupción la sede del Ejecutivo y ambas cámaras legislativas.

"Todas las decisiones que tienen que ver con los manantiales están hechas por el estado de Florida bajo este liderazgo", señaló.

CONTROL AMBIENTAL EN DESCENSO

En el punto demira de esta crisis está el Departamento de Protección Ambiental de Florida (FDEP, por sus siglas en inglés), agencia estatal que en las últimas dos décadas redujo de forma considerable la aplicación de leyes y regulaciones ambientales.

Así, del promedio anual de 1.600 casos y 5 millones de dólares en multas entre los años 2000 y 2010 que aplicó esta agencia, en la década siguiente el número se redujo a una media anual de 480 casos y 1,3 millones en multas.

"El FDEP no ha vigilado las leyes", se lamenta Corral en alusión a la reducción de un 60 % de las multas y casos por violaciones a leyes medioambientales que ha tramitado esta agencia, que además vio reducido su presupuesto y personal pese a que el actual gobernador de Florida, el republicano Ron DeSantis, ha aumentado su partida.

Los activistas ven incluso poco eficiente el llamado Plan de Acción de Manejo de Cuenca (BMAP, en inglés) para sistemas y cuerpos de agua en el estado y que busca identificar las fuentes de contaminación y proponer pasos para reducirlas.

La FDEP fue incluso demandada en 2019 por Thomas Greenhalgh, entonces trabajador de la agencia que estaba en contra de los objetivos de las autoridades para proteger los manantiales, y cuya causa no prosperó en los tribunales.

El realizador espera que el gobernador apoye la iniciativa que acarician los activistas para crear un parque nacional en el norte de Florida que protegería unos 20 manantiales, incluido el manantial Silver, uno de los más visitados por los turistas.

En ese sentido, confía en que su documental no solo ayude a ese fin sino que promueva que Florida adopte los pasos necesarios para proteger sus manantiales, un "tesoro internacional".

Lorenzo Castro E.