EFEMéxico

El Gobierno de México frustró el intento de tres centenares de cubanos de llegar a la capital mexicana, mientras mantiene contenidos a miles de migrantes centroamericanos desde hace meses a escasos kilómetros de la frontera con Guatemala.

Agentes de la Policía Federal interceptaron en la noche del miércoles en Huixtla, en el suroriental estado de Chiapas, los cinco autobuses en los que viajaban los alrededor de 300 cubanos que tenían intención de alcanzar este jueves Ciudad de México para luego proseguir su camino hacia Estados Unidos.

Según el relato de los cubanos, los efectivos de seguridad cerraron el paso a este contingente, que salió de Tapachula.

Las autoridades mexicanas comunicaron a los cubanos que debían regresar a Tapachula, ciudad cercana a la frontera con Guatemala, donde se encuentra la estación migratoria que gestiona la regularización de los migrantes en México.

Este hecho elevó la tensión entre los migrantes y las autoridades, aunque la mayoría de cubanos hicieron el viaje de vuelta a Tapachula, situada a 42 kilómetros de Huixtla.

Sin embargo, una cincuentena de migrantes cubanos decidieron pasar la noche en Huixtla y sumarse así a la caravana de cerca de 3.000 migrantes centroamericanos que también persiguen su sueño de alcanzar el territorio estadounidense.

Denis Hernández, uno de los cubanos que se integró en esta caravana, contó a Efe por teléfono que la Policía Federal mexicana "hizo todo lo posible" para que no pudieran proseguir su camino.

Además, con la voz afónica por los gritos que dirigió a los policías, Hernández explicó que hubo "agresiones" y que "a unos compañeros los agarraron por la fuerza".

Este grupo de cubanos lleva varias semanas varado en la frontera sur de México después de haber pasado por Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras y Guatemala.

Hernández aseveró que "el pueblo mexicano hace lo que no hizo su Gobierno", puesto que en los municipios por los que han pasado han recibido atención y alimentos por parte de los vecinos.

También agradeció a la caravana de Huixtla, compuesta en su mayoría de hondureños, por haberlos acogido al permitir que esta cincuentena de cubanos se integraran con ellos.

El Instituto Nacional de Migración, contactado por Efe, dijo desconocer los detalles del incidente con la caravana de migrantes cubanos y atribuyó el bloqueo a la Policía Federal, de la que están esperando un reporte.

Cuando Andrés Manuel López Obrador asumió la presidencia el 1 de diciembre, el Gobierno mexicano impulsó un plan de entrega de visados por razones humanitarias para los migrantes centroamericanos que cruzan el país con destino a Estados Unidos.

Sin embargo, este plan expiró en enero y, desde entonces, las autoridades mexicanas intentan contener a miles de personas en la frontera sur y realizan deportaciones de migrantes que no regularizaron su situación en el país.

Y esto, en un contexto de tensión diplomática entre México y EEUU, ya que el mandatario estadounidense, Donald Trump, está presionando para que el Gobierno mexicano no permita que las caravanas sigan su recorrido.

La frágil situación que padecen miles de migrantes en la frontera sur de México ha sido denunciada por varias ONG.

Entre ellas, Pueblo Sin Fronteras, quien ve "fines políticos" de Trump en estas caravanas, coadyuvado por López Obrador.

El director de la ONG, Irineo Mujica, comentó este jueves a Efe que su organización ya no ayuda a las caravanas precisamente por esta razón y por la persecución que asegura que dan las autoridades mexicanas a los activistas.

"Hablaban de contención abierta, de salvoconductos, pero la situación se ha puesto mucho más represiva", apuntó.

Para el defensor de derechos humanos, el nuevo fenómeno migratorio beneficia a Trump, que busca sacar un rédito de él y así "justificar sus políticas de cara a la reelección".

Además, recordó que solo el 10 % de los migrantes que buscan llegar al norte se mueven en caravanas.

Denunció el cambio de discurso del presidente de México en los últimos meses: "No es el López Obrador que estuvo en campaña, sus políticas obedecen a Donald Trump", apuntó.

Aunque los activistas ya no están presentes en Chiapas, sí reciben información de las condiciones de vida de quienes anhelan llegar a Estados Unidos.

Mujica recuerda que las estaciones migratorias están "abarrotadas" y miles de familias sobreviven a duras penas.

"Les mintieron, les dijeron que les iban a dar visas, y no fue cierto", apuntó el activista, quien consideró que el Gobierno de López Obrador incentivó la migración con falsas promesas.