EFEMéxico

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, acusó este lunes a exfuncionarios de alto rango de trabajar en empresas privadas de energía, muchas de ellas extranjeras, y participar en un "plan perverso" para debilitar a la estatal Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Hay que "dejar ya este plan perverso de ir destruyendo la CFE para que las empresas particulares se apoderen del mercado eléctrico", dijo el mandatario en su conferencia de prensa matutina.

López Obrador aseguró que la firma estatal, antaño "exitosa", se ha debilitado por una "política privatizadora".

Explicó que la compañía pública ahora solo produce 50 % del total de energía eléctrica, y señaló a las firmas privadas por establecer "costos muy elevados", que catapultan los precios por arriba de Estados Unidos.

"Hubo negocios jugosos al amparo del poder público, con contratos leoninos que favorecen a particulares", subrayó.

El presidente señaló este lunes a exfuncionarios de alto nivel por la "práctica inmoral" de, tras terminar su trabajo público, entrar en empresas privadas.

El director general de la CFE, Manuel Bartlett, puso nombre y apellidos a estos funcionarios. El más destacable es el expresidente Felipe Calderón (2006-2012), quien trabajó como consejero independiente para Avangrid, filial de la multinacional Iberdrola, hasta diciembre de 2018.

El reporte presentado por la CFE habla de nueve exfuncionarios. Entre estos Carlos Ruiz Sacristán, quien fue secretario de Comunicaciones y Transportes con el presidente Ernesto Zedillo (1994-2000), y es presidente del consejo de administración de la firma de infraestructura IEnova.

Jesús Reyes Heroles, exsecretario de Energía y exdirector general de Petróleos Mexicanos (Pemex), también participa en consultoras de energía.

Luis Téllez, secretario en varios gobiernos, es actualmente asesor de empresas "extranjeras" y de firmas de "energías supuestamente limpias", dijo Bartlett.

Jordy Herrera, quien fue secretario de Energía con Felipe Calderón (2006-2012), es bróker y trabaja como asesor de Repsol o Gas Natural, de origen español.

Bartlett apuntó a varios cargos que, además de Calderón, estarían también relacionados con Iberdrola o su filial Avangrid.

Como Alejandro Fleming, exjefe de Unidad de Asuntos Jurídicos de la Secretaría de Energía y actualmente secretario no miembro del Consejo de Administración de Iberdrola México, apuntó.

Alfredo Elías Ayub, director general de la CFE por un "largo periodo", es consejero independiente de Avangrid, y Georgina Kessel, secretaria de Energía de Calderón, consejera independiente de Iberdrola.

Al hacer referencia a empresas extranjeras, López Obrador recordó el reciente encuentro con el jefe de Gobierno español, Pedro Sánchez.

"Lo dije con la visita del presidente (del Gobierno) de España a México: queremos que haya inversión privada, nacional y extranjera, pero queremos que las empresas extranjeras actúen con dimensión ética", indicó el mandatario.

Consideró "inmoral", que un expresidente o funcionario entre a trabajar para una empresa extranjera una vez termina su función pública.

"México no es ya tierra de conquista; eso se termina", disparó.

En declaraciones a Radio Fórmula, Calderón dijo este lunes que es "totalmente falso" que beneficiara a empresas de cualquier índole cuando era servidor público, y pidió "pruebas".

Sobre el "conflicto de interés" por trabajar en una firma privada, destacó que la ley mexicana establece que, tras un año, se puede trabajar en el sector privado.

Puntualizó que Avangrid trabaja en Estados Unidos y está muy "regulada".

Como viene siendo habitual en su relación con la patronal, López Obrador lanzó este lunes una de cal y otra de arena.

Así, explicó que se buscará el "diálogo" con las firmas privadas para lograr un convenio y revisar contratos para garantizar que no suban los precios del sector. Este será una "participación voluntaria".

"Que nos ayude el sector privado sin imponer nada, mediante el convencimiento", resaltó el líder izquierdista, que pidió responsabilidad empresarial y dimensión "social y cívica".

Anunció que las eléctricas dejarán de cobrar subsidio. "Eso no se da en ninguna parte del mundo, que aparte de comprarles la energía se les tenga que dar un subsidio. Es algo totalmente fuera de lo normal", agregó.

Finalmente, añadió que buscará ampliar a "más de diez años" el período para que un servidor público se incorpore tras dejar el cargo a una firma privada "relacionada" con su área de trabajo.

El Gobierno mexicano dio a conocer también que las empresas Carso, IEnova y TransCanada son propietarias de siete grandes gasoductos que, pese a estar detenidos, reciben subsidios y suponen un gasto de 21.000 millones de dólares para la CFE.