EFEAtenas

Grecia recibió este miércoles los primeros seis de los 24 aviones de combate Rafale adquiridos en 2021 a Francia, una compra que el primer ministro conservador, Kyriakos Mitsotakis, calificó de "multiplicador" para la potencia del país.

"Los nuevos cazas hacen de la fuerza aérea (helena) una de las más fuertes del Mediterráneo y sellan la alianza de defensa greco-francesa", destacó Mitsotakis desde la base aérea de Tanagra donde aterrizaron los Rafale, y añadió que éstos "están listos para despegar hacia un mañana mejor y más pacífico para toda la región".

La adquisición de los 24 aviones de combate Rafale, 12 de los cuales son nuevos y los otros 12 usados, costará a los contribuyentes griegos unos 3.300 millones de euros en total.

Sin embargo, Mitsotakis destacó desde Tanagra que su compra era algo "urgente" y que suponen un "multiplicador de potencia que eleva el nivel operativo, tecnológico y geopolítico de nuestro país".

"El desarrollo del país debe estar enmarcado en su seguridad nacional. No puede haber verdadera prosperidad de los ciudadanos sin seguridad en el país", agregó el primer ministro heleno y señaló que a mediados del 2023 ya habrán llegado a Grecia los 24 Rafale, que podrán operar junto a los 4 submarinos Belharra, que Grecia compró también a Francia y se prevé que lleguen en el curso del año.

Grecia vivió un tenso 2021 con su vecina oriental, Turquía, debido a la disputa por sus aguas territoriales en el Egeo y el Mediterráneo oriental.

Francia se había posicionado entonces claramente junto a Grecia y Chipre frente a Turquía, e incluso había participado en varias maniobras militares conjuntas en el Mediterráneo oriental durante el verano pasado.

Además de darle un mayor peso a Defensa en los presupuestos, el Gobierno de Mitsotakis ha alargado la duración del servicio militar obligatorio de nueve a doce meses, para aumentar el capital humano disponible en las Fuerzas Armadas.