EFEJerusalén

El ministro israelí de Defensa, Avigdor Lieberman, advirtió hoy, en medio de la nueva escalada de tensión en Gaza, que el movimiento islamista palestino Hamás será responsable de toda la "destrucción y víctimas" que puedan producirse si continúa el lanzamiento de cohetes desde la Franja.

Lieberman transmitió este mensaje por teléfono al enviado especial de la ONU para Oriente Medio, Nickolay Mladenov, que había instado "dar un paso atrás", tras la operación masiva lanzada esta tarde por Israel contra Hamás después de que sus militantes dispararan contra las tropas y mataran a un soldado israelí.

"Si Hamás continúa con el lanzamiento de cohetes, el resultado será mucho peor de lo que piensan, y la responsabilidad de toda la destrucción y (la pérdida de) vidas humanas recaerá sobre ellos", dijo Lieberman a Mladenov, según un comunicado.

La aviación israelí inició hoy una operación a gran escala, que todavía continúa, contra posiciones de Hamás en toda la Franja de Gaza, después de que un francotirador palestino disparó contra las tropas apostadas en la línea divisoria y mató a un soldado.

Previamente, tres militantes del brazo armado de Hamás, las Brigadas Azedin Al Qasam, murieron durante la primera tanda de bombardeos contra ocho posiciones del movimiento islamista en respuesta inmediata a los disparos, tras lo que Israel anunció la operación masiva.

"Hasta el momento, el Ejército ha atacado 15 objetivos militares del destacamento ubicado en el vecindario de Zaitun, en el norte de Gaza. Ha destruido su cuartel general y ha causado daños significativos en sus capacidades", indicó una nota militar.

Las posiciones afectadas fueron almacenes de armas y de equipamientos, instalaciones de entrenamiento, puestos de observación, salas de mando y control, la sala de operaciones del destacamento y la oficina de su comandante, además de otras infraestructuras.

Las milicias palestinas lanzaron tres proyectiles hacia Israel, dos de ellos interceptados por el sistema antimisiles Cúpula de Hierro.

"El Ejército ve el ataque de hoy y la actividad hostil orquestada por Hamás durante los últimos meses con suma preocupación. Hamás eligió incrementar la situación de seguridad y asumirá las consecuencias de sus acciones", advirtió.

Lieberman acudió a la sede central del Ejército con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y altos mandos de seguridad en una reunión de emergencia para evaluar la situación.

Este nuevo aumento de la tensión se produce una semana después de la peor escalada vivida desde la operación militar de 2014, cuando el pasado sábado las milicias palestinas lanzaron doscientos proyectiles desde Gaza hacia Israel, que respondió con una operación militar de 24 horas.