EFEA Coruña

Los diferentes grupos que forman la corporación municipal de A Coruña y el comité de empresa de Alu Ibérica han acordado “elevar el tono” a la hora de exigir soluciones al Gobierno y a la Xunta para el futuro de la planta, que se encuentra inactiva.

Lo ha indicado en declaraciones a los periodistas la alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, tras reunirse este martes en el Palacio Municipal de María Pita con miembros del comité de empresa y de los grupos municipales, en un momento en que el administrador judicial de Alu Ibérica comunicó su intención de solicitar el preconcurso de acreedores.

Tras el encuentro, el presidente del comité, Juan Carlos López Corbacho, ha indicado que el administrador judicial, Ramón Juega, pidió el lunes a la Audiencia Nacional la autorización para acometer los ERTEs anunciados para las plantillas de A Coruña y Avilés.

“Solicitamos a la corporación municipal la necesidad de hacer grupo para buscar esas soluciones”, ha apuntado López Corbacho, que ha detallado que lo primero que harán será dirigirse a los ministerios de Industria, Trabajo y Transición Ecológica para que formen parte de la mesa de trabajo de manera "urgente".

A su juicio, la Xunta y el Ayuntamiento también deben estar en “ese gabinete de crisis” para sacar adelante la planta.

Lo primero, ha subrayado, es buscar opciones para volver a activarla a través del Instituto Gallego de Promoción Económica (Igape) o de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI).

Por su parte, la regidora, Inés Rey, ha sostenido que harán “toda la presión posible” para “conseguir un futuro” para Alu Ibérica y para la industria en la comarca. “Trabajaremos todos de la mano”, ha subrayado.

También, la edil del PP Esperanza Peñalosa ha detallado que “todos los grupos” enviarán cartas al Gobierno central para demandar un precio energético “adecuado” para Alu Ibérica, con el fin de que sea rentable.

A su vez, la portavoz de la Marea Atlántica, María García, ha reivindicado que el apoyo de la corporación tiene que “trascender de la palabra y de la foto” con “medidas concretas” que requieren ser “ágiles”. “No nos podemos permitir el lujo de seguir perdiendo el tiempo”, ha destacado.

Mientras, el concejal del BNG Francisco Jorquera ha remarcado que las soluciones son “claras” y pasan por una intervención pública de la empresa, asegurar el suministro energético “a precios competitivos” y que la Xunta y el Gobierno asuman “sus responsabilidades”, ya que participaron en una operación de venta “fraudulenta” en 2019.