EFENaciones Unidas

La ONU espera que la retirada de tropas de la estratégica ciudad yemení de Al Hudeida y otros puntos cercanos comience de forma inmediata, entre hoy y mañana, tras el pacto alcanzado entre el Gobierno y los rebeldes.

"Con el inicio, posiblemente hoy o mañana, de la implementación de esta parte del acuerdo de Al Hudeida ahora tenemos la oportunidad de pasar de la promesa hecha en Suecia a la esperanza para Yemen", aseguró hoy el enviado de Naciones Unidas para el conflicto, Martin Griffiths, en una comparecencia ante el Consejo de Seguridad.

Griffiths logró el pasado diciembre en Estocolmo -sede de las primeras negociaciones de paz desde 2016- un primer compromiso de las partes para establecer una tregua en Al Hudeida y, luego, una retirada de todas las tropas de este puerto clave.

Al Hudeida, controlada por los hutíes, es una ciudad de 600.000 habitantes que está asediada por las fuerzas yemeníes y emiratíes desde el pasado junio y que constituye la principal vía de entrada de comida y otros productos básicos para buena parte del país.

Ese repliegue, sin embargo, no se ha materializado hasta ahora, con las dos partes acusándose durante semanas de incumplir lo pactado.

Finalmente, tras varias reuniones el Gobierno yemení y los hutíes han acordado una fórmula para implementar la "primera fase" de la retirada.

Según Griffiths, el pacto es una muestra de la voluntad política de los dos bandos de cumplir con los compromisos de Estocolmo y seguir avanzando hacia la paz.

El diplomático británico recordó que Al Hudeida era el "centro de gravedad" de la guerra y defendió que resolver esa cuestión permitirá mirar más allá.

En paralelo, continúan las conversaciones para acordar un intercambio de miles de prisioneros, un proceso que según el enviado de la ONU está avanzando y podría llevar pronto a la liberación de un primer grupo de personas.

El conflicto armado en Yemen se desató en 2014, cuando los rebeldes hutíes, respaldados por Irán, ocuparon Saná y otras provincias del país.

La contienda se recrudeció en 2015 con la intervención de la coalición militar liderada por Arabia Saudí e integrada por países suníes a favor de las fuerzas leales al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi.

La guerra ha causado la mayor crisis humanitaria en todo el mundo, según la ONU, con un 80 por ciento de la población (24 millones de personas) necesitadas de asistencia y protección.

El jefe humanitario de Naciones Unidas, Mark Lowcock, dijo hoy al Consejo de Seguridad que casi 10 millones de personas están "a un paso de la hambruna" y 240.000 de ellas se enfrentan ya a "niveles de hambre catastróficos".