EFECaracas

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, renovó hoy de forma "parcial y profunda" su gabinete, aunque son pocas las caras nuevas y constituyeron más un intercambio de cargos entre las principales fichas del chavismo, que rige el país desde 1999.

Maduro designó a la "aguerrida" Delcy Rodríguez, quien hasta este jueves presidía la oficialista Asamblea Nacional Constituyente (ANC), como su nueva vicepresidenta ejecutiva en sustitución de Tareck el Aissami.

En tanto El Aissami, que en enero del pasado año dejó su puesto como gobernador del estado de Aragua (centro) para ayudar a Maduro en la jefatura del Estado, fue designado vicepresidente del área económica y nuevo ministro de la recién creada cartera de Industrias y Producción Nacional, en un intento de Maduro por "construir las bases del bienestar y la prosperidad futura".

Maduro también nombró al hasta hoy constituyente Eduardo Piñate como ministro de Trabajo y tras su designación tanto él como su compañera Rodríguez recibieron un permiso exprés de la ANC para separarse de sus puestos como asambleístas, requisito necesario para entrar en el gabinete.

"Agradezco la confianza de quienes he acompañado y nos hemos acompañado en todos estos años de lucha, tengo conciencia del compromiso y de la tarea que se nos ha dado", dijo Rodríguez en su último discurso como máxima jefa de la ANC, que presidió desde el pasado 4 de agosto.

Entre los nombres que pasaron a ocupar otros despachos está el de Marleny Contreras, hasta hoy ministra de Turismo, al ser nombrada para encabezar la cartera de Obras Públicas, un ministerio que dirigió en el pasado su esposo y numero dos del chavismo, Diosdado Cabello.

La nueva ministra de Turismo es Stella Lugo, quien gobernó el estado de Falcón (noroeste) durante ocho años, mientras que Dante Rivas, responsable de varias dependencias gubernamentales en los últimos años, asume como titular de Pesca y Acuicultura.

Otros cuadros de la llamada revolución bolivariana que figuran en los nombramientos de hoy son el de Caryl Bertho, quien trabajó con El Aissami cuando este fue gobernador y luego le sustituyó, como ministra de la Mujer.

Hasta ahora, el Ejecutivo había manejado el "Ecosocialismo y Agua" como un solo ministerio, pero Maduro optó este jueves por separar estas áreas y nombrar solo como ministro de Ecosocialismo a Heryck Rangel, un "ecologista" que, según el mandatario, se dedicará a "la protección del ambiente y la recolección de desechos sólidos".

De esta manera, Maduro anunció la creación del Ministerio de Atención de las Aguas, y designó como responsable de esta cartera a la expresidenta de la estatal Hidrocapital Evelyn Vásquez.

Maduro incorporó en el más alto nivel de su Ejecutivo nombres como el de Mayerlin Arias al frente del despacho de Agricultura Urbana, Hipólito Abreu en Transporte y Yomana Koteich en Comercio Exterior e Inversión Internacional.

Aunque estos últimos reciben por primera vez un alto cargo, ya han tenido otras responsabilidades en el gobierno de Maduro.

Koteich también es conocida por haber sido viceministra de finanzas y por presidir en la actualidad la junta que intervino por 90 días Banesco, la entidad financiera más grande de Venezuela.

El presidente venezolano expresó su agradecimiento a quienes salen del gobierno y le acompañaron "en medio de los momentos más graves que vivió la república".

"Juntos logramos la paz, juntos conquistaremos el futuro. Nuevas responsabilidades les esperan. Cuento con ustedes para siempre", dijo en Twitter a quienes entran a su gobierno.

El exjefe del Parlamento Julio Borges, el único poder que controla la oposición venezolana, criticó los anuncios y señaló que continuarán en puesto de mando "los mismos responsables de la crisis humanitaria" que, aseguró, padece el país.

La ausencia de nombramientos en el ámbito petrolero significaron la ratificación de Manuel Quevedo en los cargos de ministro de Petróleo y presidente de la estatal PDVSA, cuyo bombeo ha caído por debajo de los 1,4 millones de barriles por día, según datos divulgados por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en su último informe.

Estos anuncios se producen en el contexto del último triunfo electoral de Maduro, desconocido por varios países de la región y del mundo, y de la grave crisis económica que sufre la nación, que se traduce en escasez de medicinas y alimentos básicos, así como en hiperinflación.