EFEArgel

El ex primer ministro argelino Ahmed Ouyahia y el actual titular de Finanzas, Mohamed Loukal, dos hombres cercanos al expresidente Abdelaziz Bouteflika, no pueden comparecer hoy ante el tribunal por la movilización de los manifestantes.

Halim Jamis, un abogado en el Tribunal de Sidi Mhamed en Argel, donde estaba previsto que los dos responsables comparecieran por "despilfarro de fondos público", explicó a Efe que ni Ouyahia ni el ministro van comparecer este domingo debido a la presencia de los manifestantes..

Ante el citado tribunal, en el centro de Argel, cientos de manifestantes argelinos se congregaron desde las primeras horas para exigir a la Justicia argelina juzgar a todos los dirigentes del antiguo régimen.

"Chaab yurid yethasbu gaa" (El pueblo quiere que se juzgue a todos), corearon los manifestantes que esperaban la llegada de ambos responsables.

Esta mañana, la Radio argelina confirmó que "el tribunal de Sidi Mhamed en Argel ha convocado el ex primer ministro Ahmed Ouyahia y a Mohamed Loukal, ministro de Finanzas y exgobernador del Banco de Argelia", para investigar su papel en asuntos de "despilfarro de fondos públicos y privilegios indebidos".

Se trata la primera vez en Argelia que la Justicia cita a un ministro en ejercicio, y a un ex primer ministro apenas un mes y medio después de su destitución del Gobierno.

Esta convocatoria se produjo después de que el jefe del Ejército, Ahmed Gaid Salah, volviera a pedir la semana pasada a la Justicia que acelere las investigaciones sobre corrupción y malversación de bienes públicos por miembros de la elite gobernante.

Ouyahia ocupó tres veces el puesto de primer ministro bajo la tutela de Bouteflika y también dirige el partido Reagrupación Nacional Democrática (RND), la segunda fuerza en el Parlamento y socio del Frente de Liberación Nacional, el partido que gobierna Argelia desde la independencia en 1962.

Loukal, ministro de Finanzas en el nuevo Gobierno, fue gobernador del banco central en 2016-2019, bajo la presidencia de Bouteflika, quien dimitió el 2 de abril y fue sustituido por el dirigente del Senado, Abdelkader Bensalah, como jefe de Estado interino durante 90 días, hasta las presidenciales fijadas para el próximo 4 de julio.

Cientos de argelinos se han desplazado al citado tribunal para esperar la llegada de los dos responsables políticos convocados en medio de masivas manifestaciones populares en todo el país para tratar de forzar la caída del antiguo régimen.

"Estamos aquí para ver a este responsable y asegurarnos de que sea juzgado como cualquier ciudadano", dijo uno de los concentrados a una cadena de televisión privada.

Las protestas comenzaron a mediados de febrero contra el quinto mandato de Bouteflika, en el poder desde 1999, y, tras su dimisión, el nuevo reto es la salida de todos los personajes que forman parte del régimen y la cancelación de las presidenciales.