EFERiad

Los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) han decidido incluir al movimiento político chií libanés Hizbulá y a su secretario general, Hasan Nasrala, en la lista de organizaciones y personas terroristas, según un comunicado de la Seguridad del Estado de Arabia Saudí.

El CCG, que incluyó al brazo armado de Hizbulá en la lista de grupos terroristas en marzo de 2016, ha dado este paso poco después de conocerse el resultado de las elecciones parlamentarias libanesas del pasado 6 de mayo, en las que Hizbulá y sus aliados han salido reforzados en detrimento del primer ministro, el suní Saad Hariri, estrecho aliado de Riad.

"El reino, junto a sus aliados del Centro Contra la Financiación del Terrorismo, continuará persiguiendo la financiación del terrorismo y trabajando para detener la influencia desestabilizadora de Hizbulá e Irán en la región", aseguró la nota.

Además de a Nasrala, otros nueve dirigentes del grupo han sido incluidos en la lista por el CCG, que según el comunicado se ha hecho esta clasificación en colaboración con Estados Unidos.

Los países del CCG -Arabia Saudí, Baréin, Kuwait, Omán, Catar y Emiratos Árabes Unidos- subrayan que Hizbulá es "un grupo terrorista internacional" y que no hay distinción entre el ala militar y política".

"Nosotros rechazamos la errónea distinción entre la denominada ala política de Hizbulá y sus actividades terroristas y militares. Hizbulá e Irán han patrocinado la prolongación del sufrimiento humano en Siria, han alimentado la violencia en Irak y el Yemen, han puesto en peligro a los libaneses y al Líbano y actúan para desestabilizar por completo la región de Oriente Medio", agrega la nota.

El texto precisa que los bienes de las entidades y personalidades incluidas en la lista quedan congelados y queda prohibida cualquier relación con ellas de acuerdo a la ley de lucha antiterrorista.

Entre las personas incluidas están cinco altos dirigente del Consejo Consultivo de Hizbulá, además de Hasan Nasralá: Naim Qasem (secretario general adjunto), Mohamed Yazbek (líder religioso), Husein Jalil (asesor político de Nasralá) e Ibrahim Amin Said (dirigente del consejo político del grupo).

Además, se han incluido a otros cinco dirigentes "relacionados con las actividades de apoyo al grupo terrorista".

El anuncio se produce poco después de que Washington anunciara también sanciones contra estas mismas cinco personas.

Esta es la tercera ronda de sanciones que Washington impone a aliados de Teherán, como Hizbulá, desde que la semana pasada el presidente estadounidense, Donald Trump, anunciara su salida del pacto nuclear con Irán.

Las medidas se dirigen contra el cuerpo político más alto de Hizbulá, el Consejo de Shura, al que Estados Unidos atribuye la planificación de las actividades religiosas, militares y estratégicas del grupo chií, según detalló en un comunicado el Departamento del Tesoro.

El secretario de ese departamento, Steven Mnuchin, consideró que la acción conjunta de EE.UU. con otras naciones asesta un golpe a Irán y a la "influencia desestabilizadora" de Hizbulá en la región.

"Dirigiéndonos contra el Consejo de Shura, nuestras naciones colectivamente rechazan la falsa distinción entre el llamado 'brazo político' de Hizbulá y su conspiración terrorista mundial", consideró Mnuchin.

Estados Unidos considera al grupo una organización terrorista desde hace dos décadas y rechaza hacer cualquier distinción entre sus brazos político y armado.